Movimientos accionariales

Solaria cae con fuerza en Bolsa tras vender los fundadores un 10% del capital

Los expertos no ven con buenos ojos esta operación, que supondrá la reducción de la participación del accionista mayoritario hasta el 61,5%.

Las acciones de Solaria han cerrado la sesión de hoy con una caída del 11,12%. La CNMV suspendió de cotización esta mañana a la compañía durante una hora después de que ayer, la familia Díaz-Tejero anunciara que ha colocado un 10% del capital de la compañía entre inversores institucionales ingresando algo más de 200 millones euros. Con esta venta, la familia fundadora pasa a controlar el 61,5% del capital.

Solaria ha informado a la CNMV que "una vez concluido el proceso de colocación, DTL Corporación ha vendido entre inversores cualificados un paquete de 10.114.667 acciones de Solaria, representativas de aproximadamente un 10% del capital social de esta sociedad, a un precio de 19 euros por acción."

Los expertos de Renta creen que el anuncio de la venta de un 10% por parte de la familia fundadora a precios algo superiores a 20 euros por acción debería frenar nuevas subidas de un valor (ayer cerró a 21,95 euros) que se ha apreciado más de un 130% desde que saliera a bolsa en junio 2007.

Sin embargo, a juicio de estos expertos el valor cuenta con otros catalizadores: los resultados que publicó ayer. "Consideramos que los resultados de Solaria han sido realmente buenos y que las perspectivas de la entidad son excelentes".

Solaria anunció ayer que los ingresos de 2007 superarán los 200 millones de euros (97,5 millones en los nueve primeros meses del año) y que el margen EBITDA (beneficio antes de impuestos, intereses y amortizaciones) estará entre el 32-35% (34,5% en los nueve meses).

Renta 4 destaca que la cartera de pedidos para el periodo 2007-2009 de 370 megawatios ó 2.035 millones de euros (10 veces los ingresos esperados de 2007) y otros 300 MW que no han contabilizado para el periodo 2008-2009. Además, Solaria también ha confirmado que tiene cubierto el 120% de las necesidades de silicio para 2008, con lo que ha eliminado el riesgo de abastecimiento del principal componente para la fabricación de energía solar.