_
_
_
_
_
Previsiones

Bruselas rebaja al 3% el crecimiento previsto para España en 2008

Bruselas rebaja sólo tres décimas su previsión de crecimiento para la regiónLa Unión Europea y la zona euro, según las previsiones de otoño de la Comisión Europea, crecerán en 2008 tres décimas menos de lo previsto en primavera, como consecuencia de las recientes turbulencias financieras. Bruselas, sin embargo, confía en la fortaleza de Europa para capear el temporal.

Menor crecimiento, más inflación, estancamiento del empleo, frenazo a la consolidación presupuestaria. Todas las variables de las previsiones otoñales de la Comisión Europea presentan un sesgo negativo, pero el comisario europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, prefirió darles una lectura cargada de optimismo y voluntarismo.

'Nuestro escenario central es que los efectos de las turbulencias financieras tenderán a disiparse', apostó el viernes Almunia durante la presentación de sus previsiones. Y el comisario confía en que, 'gracias al fuerte crecimiento de la economía mundial y a unos sólidos indicadores económicos, los efectos negativos deberán poderse limitar'.

Para la zona euro, Bruselas mantiene su previsión de crecimiento del 2,6% para este año (recuperando la décima que limó hace sólo dos meses) y reduce del 2,5% al 2,2% la de 2008. En el caso de los 27 socios de la UE, el crecimiento esperado este año se mantiene en el 2,9%, mientras que el de 2008 pasa del 2,7% pronosticado en primavera al 2,4%. Se trata, en ambos casos, de unos recortes más limitados de lo esperado, pues numerosos países de la UE han rebajado sus propias previsiones de crecimiento en casi medio punto.

Pero la apuesta optimista de la Comisión viene lastrada esta vez 'de más incertidumbres que nunca', según reconoció el comisario. Sus propias previsiones, que se cerraron el 24 de octubre, ya podrían haberse deteriorado, sólo en dos semanas, en más de dos décimas para la previsión de crecimiento y en una décima para la inflación como consecuencia de la evolución del precio del petróleo.

Bruselas admite, además, que incluso sin las turbulencias financieras de este verano el crecimiento europeo podría haber tocado ya techo. La crisis hipotecaria de EE UU, en ese caso, sólo ha acentuado o acelerado el cambio de ciclo.

A pesar de todo, la CE confía en que el consumo privado, 'principal motor del crecimiento o', aumente a buen ritmo en los próximos meses a rebufo de un mercado laboral que mantiene su expansión. Entre 2007 y 2009, la UE podría crear, según las previsiones, hasta ocho millones de puestos de trabajo. Sumados a los 3,5 millones que se crearon en 2006, la tasa de paro bajará hasta el 6,6% de 2009 en la UE y el 7,1% en la zona euro. La tasa de actividad se situaría ese año en el 66%, cerca del objetivo del 70% fijado para 2010.

Esa evolución, sin embargo, repercutirá previsiblemente en un repunte de los costes salariales porque Europa empieza a acusar cierta 'escasez de mano de obra'. Bruselas cree, además, que a partir del año que viene los trabajadores comenzarán a recuperar el poder adquisitivo perdido 'durante los años anteriores de control salarial'.

La CE también espera un rebrote de la inflación durante los próximos meses, hasta alcanzar el 2,4%, cuatro décimas por encima del nivel tolerado por el Banco Central Europeo. Sin embargo, espera que se sitúe en torno al 2% 'durante el próximo verano'. Pero lo hace partiendo de la hipótesis de que el precio del barril de petróleo se mantenga entre 75 y 81 dólares.

En cuanto a la consolidación presupuestaria, Almunia teme que sufrirá un frenazo durante los próximos dos años, aunque en todo caso el déficit medio de la zona Euro se mantendría por debajo del 1%.

Precios de la vivienda

Por primera vez en décadas, los precios reales (descontado el IPC) de la vivienda en España están creciendo por debajo de la tendencia europea. Según la Comisión el alza en España hasta junio fue del 3,8% y la media en ocho mercados de referencia, del 4,5%.

España crecerá menos, un 3%, en 2008

El comisario europeo de Asuntos Económicos es tres décimas menos optimista sobre la economía española que el vicepresidente del Gobierno, Pedro Solbes. Joaquín Almunia rebajó el viernes hasta el 3% su previsión de crecimiento para la economía española en 2008. El pesimismo de Bruselas es aún mayor para 2009, cuando sólo espera un crecimiento del 2,3% en España. El origen de esa ralentización, según la CE, es 'la progresiva desaparición de los fundamentos económicos que han permitido un inversión robusta y sostenida en el sector de la vivienda'. En concreto, las condiciones de crédito se han endurecido, el sentimiento de riqueza 'se ha desvanecido' y, al mismo tiempo, 'las expectativas se están deteriorando'.Bruselas advierte que 'el ajuste en el sector de la construcción podría ser más acelerado de lo previsto y la ralentización del empleo y el consumo privado mayor de lo esperado'. Además, el déficit por cuenta corriente español podría superar en 2008 los 100.000 millones de euros. A pesar de todo, Almunia cree que las cifras de España 'son positivas', con una creación empleo 'que ya lo quisieran para sí otros países'.

Archivado En

_
_