_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Desigualdades disfuncionales en América Latina

Los jefes de Estado y de Gobierno de los países que integran la naciente Comunidad Iberoamericana de Naciones andan reunidos en Santiago de Chile para tratar asuntos tan graves como la exclusión social y la inequidad, que alcanzan en América Latina coeficientes disfuncionales. El ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, y el vicecanciller chileno, Alberto van Claveren, avanzaron algunos resultados previstos de la cumbre, donde se podría acordar un convenio de ámbito iberoamericano para la Seguridad Social que permita a los emigrantes temporales cotizantes durante el tiempo de su expatriación en el país al que acudieron recibir la pensión en sus países de origen al regreso.

Parece que se atisba también la introducción del concepto de los fondos de cohesión y estructurales que han cambiado la faz de los países de la Unión Europea y que podrían desempeñar un papel decisivo en la atenuación de las diferencias entre los países de esta región. Una tercera cuestión sería la progresiva puesta en marcha de un programa análogo al Erasmus que funcionara para los estudiantes universitarios de toda Iberoamérica, España y Portugal incluidos.

Estaríamos por tanto ante una cumbre con resultados tangibles susceptibles de alcanzar impactos visibles para la ciudadanía, siempre que los medios de comunicación se presten a transmitirlos en lugar de erigir el consabido muro de silencio y enfocar tan sólo las anécdotas tergiversadoras, según acostumbran.

La cumbre puede alcanzar resultados tangibles que tengan un impacto claro sobre la ciudadanía

Pero además de los acuerdos prácticos mencionados, los jefes de Estado y de Gobierno se han aplicado, como antes se ha dicho, al examen de las causas y efectos de la inequidad en América Latina. Ese ha sido también el trabajo del XIII Foro Eurolatinoamericano de Comunicación convocado en los días previos en la misma ciudad de Santiago por la Asociación de Periodistas Europeos y la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Periodistas de México, Colombia, Perú, Venezuela, Chile, Argentina, Nicaragua, Bolivia, Paraguay, Francia, Alemania, Polonia, Reino Unido, Portugal y España han debatido sobre la cohesión social y su anverso, la exclusión, sobre la pobreza y la desigualdad y sobre los costes en términos de dificultad para el crecimiento sostenible y la pérdida de legitimidad de las democracias.

Las ponencias han permitido exponer la realidad de América Latina y dar cuenta del momento de mejora de muchos de los índices macroeconómicos que se refieren al incremento del PIB, la desaparición de la deuda, el aumento de las reservas, el retroceso de la inflación o la disminución del paro. Pero también han enfocado el mantenimiento y la exasperación de las desigualdades y la lentitud con que decrecen los índices de pobreza. La práctica inexistencia de una fiscalidad que aporte recursos al Estado y la debilidad de sus instituciones para suministrar seguridad, educación y sanidad formaron parte de un diagnóstico compartido. Las sesiones facilitaron un examen autocrítico del proceder de los periodistas y de los medios de comunicación en su versión tradicional y en las nuevas sobre el soporte de internet. Se abogó por generar agendas inclusivas que dé protagonismo a los ciudadanos y voz a quienes permanecen silenciados y por promover el debate y la reflexión cívica.

Además los participantes en el XIII Foro Eurolatinoamericano de Comunicación formularon tres recomendaciones que hicieron llegar al secretario general Iberoamericano, Enrique Iglesias, para que fueran elevadas a los mandatarios reunidos en la cumbre. La primera subraya que la igualdad debe seguir siendo un objetivo de los Estados, tanto en lo que se refiere a la igualdad ante la ley como a la igualdad de oportunidades, y advierte del peligro de que leyes desiguales se apliquen dentro de un Estado según el grupo determinado de ciudadanos a quienes se destinen.

La segunda insiste en que el Estado del bienestar sólo tiene sentido dentro del Estado de derecho, porque, fuera de él, los derechos sociales que alientan la promoción de la igualdad de oportunidades corren el riesgo de originar privilegios y discriminaciones contrarias al principio de igualdad ante la ley. La tercera alaba la identificación de nuevos derechos sociales, una tarea de los Gobiernos que requiere el acuerdo con los partidos de oposición, pero descarta que el interés general pueda confundirse con la simple agregación de los intereses particulares, lo que sería una puerta abierta al oportunismo electoralista y al clientelismo. Un periodista buen amigo resumió en frase de Ortega y Gasset que 'toda realidad que se ignora prepara su venganza'. Veremos.

Miguel Ángel Aguilar

Periodista

Archivado En

_
_