TRIBUNA

El emprendedor y la franquicia

Cuál es la franquicia más conveniente para un potencial franquiciado? Los sectores de actividad con presencia del sistema de franquicias son numerosos y es muy variado en cuanto a tamaño y coste. Para empezar a avanzar, el emprendedor que quiere entrar en esta fórmula comercial debe hacerse una primera pregunta: ¿Qué capital puedo aportar? Téngase en cuenta que, por ejemplo, un restaurante es uno de los negocios de franquicia que requiere una inversión más alta. En la mayoría de los casos hacen falta 180.000 euros o más, ya que en algún caso estaremos alrededor de los 500.000 euros, debido al alto coste de adquisición y acondicionamiento del local. Para conseguir clientes es imprescindible contar con un local bien situado, que naturalmente, es caro. Lo mismo ocurre con las franquicias de comercio, la mayoría de las cuales requieren inversiones iniciales superiores a los 45.000 euros.

Las franquicias de servicios, como los centros de estética, de limpieza o de servicios a domicilio, pueden ser menos costosas, aunque los continuos costes de promoción necesario para mantenerse en el mercado constituyen gastos adicionales sobre los que el franquiciador debe informar al candidato a franquiciado. Aún en los casos más 'económicos', como las franquicias que no requieren un local propio, el emprendedor deberá contar al menos con 15.000 o 20.000 euros para empezar a trabajar.

Aunque es básico que el interesado adopte un planteamiento realista con respecto a la relación entre la inversión, sus recursos y las expectativas de ingresos de la franquicia, también es cierto que sería un gran error elegir una franquicia basándose solamente en sus datos económicos, en vez de atender a lo que realmente desea hacer -su vocación- o aquello para lo que se sabe capacitado.

Un problema con el que se enfrenta quien desea emprender un negocio en régimen de franquicia es el de llegar a conocer los detalles de la franquicias que se ofertan. Algunas franquicias se anuncian de forma continuada, pero el hecho de que se anuncien, aunque sea en publicaciones especializadas no significa necesariamente que constituyan un asunto interesante. Otros franquiciadores actúan de forma muy selectiva con los posibles franquiciados y prefieren tratar con aspirantes que hayan tenido dificultades en contactar con ellos, a realizar convocatorias generalizadas. ¿Cómo puede el franquiciado potencial orientar sus investigaciones iniciales?

El sistema de franquicias es de implantación reciente, en términos históricos. En España, buena parte de los negocios en régimen de franquicia tienen menos de diez o doce años de existencia, por lo que no es fácil encontrar antecedentes. No es imposible, sin embargo, averiguar el número de establecimientos franquiciados de una marca que funcionan en el país y el tiempo que llevan en esa situación. También es importante saber cuántos han cerrado o han pasado a poder del franquiciador y por qué motivos.

Es conveniente analizar específicamente el mercado español, porque son varias las empresas que han tenido éxito en otros países y han fracasado al establecerse aquí. Por lo tanto, no se deje impresionar por el gran número de establecimientos de una determinada franquicia, ni por los grandes beneficios que obtiene, a menos que le estén hablando de establecimientos de su país.

Hay que saber cuánto tiempo lleva en funcionamiento una franquicia, para asegurarse de que se trata de una idea debidamente contrastada y de que se han tenido en cuenta todos los posibles fracasos. Después de todo, el franquiciado paga un canon de entrada y unos royalties por una fórmula de éxito probado. Se precisa un tiempo razonable de experimentación a través de un centro-piloto propiedad del franquiciador para esta comprobación.

Se deduce fácilmente de todo lo expuesto la importancia de una buena información que ayude al emprendedor a encontrar su camino. Una buena manera de iniciarse en este sentido es la visita a un salón especializado donde ver, comparar y profundizar en los aspectos de las enseñas que nos puedan interesar. El mes de octubre, en Valencia, la feria de franquicias Sif&Co., con sus 18 años de experiencia fue un lugar idóneo para -a través del contacto personal, que sigue siendo fundamental en las relaciones de negocios- plantearse la alternativa adecuada en base a las características del emprendedor en su encuentro con la franquicia que puede cambiar su futuro.

Xavier Vallhonrat. Presidente de la Asociación Española de Franquicias (AEF)