Clasificación

EE UU recupera el liderazgo en el ranking de competitividad del World Economic Forum

EE UU vuelve a recuperar el liderazgo del ranking que clasifica a los países más competitivos del mundo, según el World Economic Forum (WEF). Suiza, que era el número uno el año pasado, queda en 2007-2008 en segunda posición seguido por Dinamarca, Suecia, Alemania y Finlandia.

España se encuentra en el puesto 29 de donde no se mueve desde el año pasado. Inmediatamente encima están Chile, Estonia y Tailandia. Irlanda también es más competitiva que España pero Italia, por ejemplo, queda en un más alejado puesto 46.

La clasificación hecha por esta organización suiza está basada en 12 medidas de competitividad como el nivel de independencia de las instituciones, la infraestructura, la educación, la eficacia de los mercados y las magnitudes macroeconómicas. Este año se entrevistó a 11.000 empresarios en 131 países.

El conjunto del estudio ha llevado a EE UU al liderazgo porque como explicaba el profesor de la universidad de Columbia Xavier Sala-i-Martin, coeditor de este informe, se trata de la mayor economía 'tiene unos mercados muy competitivos en el ámbito financiero y un mercado laboral muy flexible'. El profesor resalta que las empresas estadounidenses viven en un ambiente de dura competencia y por ello son innovadoras y creadoras.

No todo es positivo. Sala-i-Martín afirmaba ayer que hay dos puntos de debilidad en EE UU, las instituciones, 'la independencia del Gobierno del sector privado' y los crecientes desequilibrios macroeconómicos, 'el déficit presupuestario, la deuda y el déficit exterior'.

Este profesor explicaba que Suiza tiene muy buenas instituciones de investigación y de los países nórdicos, a la cabeza siempre en este índice, destacó su buen sistema educativo.

El índice revela que varios países de Europa, en especial Suiza, Noruega y España, presentan salarios muy por encima del nivel que su competitividad puede soportar.

Para el WEF, los países pequeños de Asia están mostrando una evolución positiva en cuanto a la competitividad mientras que Latinoamérica en su conjunto, y con la excepción de Chile, es una continua decepción. El profesor explica que los empresarios no están viendo las reformas como exitosas.