Mercados bursátiles

La Bolsa tiene margen para alcanzar el 17.000

Los analistas pronostican alzas, pero numerosos riesgos matizan el teórico potencial del Ibex. Las constructoras, los bancos y Telefónica tienen en sus manos el futuro

1.457 puntos acumulados en el año. Subida del 10,30% en 2007, y del 158% desde 2003. Niveles históricos, líder entre los principales mercados de la recuperación de la crisis subprime y con un PER, veces que el precio de la acción contiene el beneficio, que no está alto. Es la carta de presentación actual de la Bolsa española, una carta que aún no contiene una despedida. A tres sesiones de que concluya octubre, el Ibex 35 gana un 7%, frente al 1,34% del Euro Stoxx. Por delante quedan noviembre y diciembre, meses tradicionalmente alcistas. El selectivo aún tiene margen para nuevas subidas, pero no puede desligarse de los riesgos del momento. 'Por fundamentales la Bolsa puede estar más arriba. El nivel, no deja de ser un número; hay que pensar en las compañías que componen el índice y comprobar si tienen potencial', comenta âscar Germade, de Cortal Consors.

El Ibex 35 es un índice errático en comparación con el resto. Y esto hace que su comportamiento sea a veces desproporcionado en momentos positivos y negativos. Por ejemplo, el peso de las constructoras y de los bancos (41%) ha sido el principal lastre durante el verano; el índice llegó a perder un 9,93% entre el 19 de julio, inicio de la crisis hipotecaria de alto riesgo, y el 17 de septiembre, momento en el que inició una recuperación sostenida. Telefónica por sí sola tiene un peso superior al 20%, lo que evitó que el descalabro fuera mayor.

Y son precisamente el sector financiero, de la construcción y la teleco, los que preparan un futuro mejor para el selectivo español. El Ibex 35 tiene potencial teórico para subir hasta 17.000 puntos. Un nivel que está un 8,95% por encima del actual. La previsión, realizada por la firma proveedora de datos JCF, está basada en los precios objetivos de las compañías cotizadas. A comienzos de año los analistas daban un objetivo al Ibex de 15.824 puntos (+10,16%) y en julio bajó al 15.113 (+2,08%). Los vaivenes en el valor de las acciones, y el hecho de que los analistas hayan mantenido los precios objetivos altos hacen posible que el índice aún tenga recorrido.

El mercado tiene más potencial porque pese a las oscilaciones del índice en los meses de verano, los objetivos se han mantenido altos

Los resultados y los tipos de interés serán decisivos para el cierre del año

Con los últimos números que manejan los expertos, el Ibex 35 sumaría 1.396 puntos hasta llegar al 17.000, y de estos 1.277 corresponderían al BBVA, Santander, Telefónica, ACS, Ferrovial y FCC. El banco de Francisco González, es el que presenta mayor potencial entre las tres mayores compañías, un 26,67%, ya que también ha sido la que menos se ha beneficiado de la recuperación del mercado. BBVA cae un 8,33% en el año, frente a un ascenso del 1,70% del Santander. 'Los bancos han sufrido bastante y no están excesivamente lejos de tocar suelo', comenta Alberto Alonso, socio director de AFP Inversiones. 'Telefónica va a seguir fuerte, pero probablemente salga dinero hacia el sector financiero', añade âscar Germade. La teleco ha ganado un 22% desde el 17 de septiembre, y por eso es de las que menos potencial de subida conserva, un 5%, según JCF.

En realidad, la aportación de las compañías al Ibex sería en su conjunto positiva, incluso por parte de aquellas que más generan dudas. En la fuerte penalización que han experimentado en los meses de verano está la clave. Por ejemplo, Sacyr o Bankinter, a los que se ha reducido el objetivo un 23% y 13%, presentan potenciales de revalorización del 4,40% y 5,24%. Colonial, Inditex, Iberdrola, Gas Natural, Gamesa y BME serían las únicas empresas que restarían puntos al índice, sólo 23.

Pero la posibilidad que tiene el Ibex de subir a los 17.000 puntos depende mucho del entorno, al que no puede desligarse. Por un lado, sigue latente el miedo y las preocupaciones por la crisis subprime. Y por otro, la Bolsa española tiene que afrontar sus problemas particulares. 'La valoración es menos atractiva que la de Europa, y la economía se está desacelerando', explica Rose Marie Boudeguer, de Consulnor. 'Para 2008 empieza haber cosas interesantes en bancos y constructoras, pero el sentimiento sigue siendo negativo hacia estos sectores', comenta Julio Carrión. La última semana sirve de ejemplo al comentario de este gestor de Urquijo Gestión. El BBVA anunció un beneficio superior al 6,7% en los nueve primeros meses. Perdió en Bolsa el 2,73% en cinco sesiones. El Santander tuvo mejor suerte y el valor subió el 1,19%, tras ganar un 33% a septiembre.

Próxima atención

Para los analistas los resultados y las reuniones de los bancos centrales van a ser claves para la evolución de las Bolsas en el corto y medio plazo. Y en ambos sentidos hay dudas. 'El crecimiento del beneficio por acción de las compañías ha sido muy fuerte en los últimos años. Quizás eso se agote, y puede hacer que el mercado pliegue velas. Es un escenario que hoy no se contempla', explica âscar Germade.

De momento, la luz de alarma se ha encendido. Merrill Lynch sacudió los mercados a anunciar las mayores pérdidas trimestrales de su historia (1.570 millones de euros). 'La acumulación de profit warnings advertencias a peor de los resultados con respecto al cuatro trimestre han llevado al mercado a una situación de desconfianza (...) En la Bolsa de EE UU los beneficios suponen ya el 12% del PIB, el doble que en 2001. (...). Ahora llega el momento de la normalización. No se están dando datos malos, pero quizás no los que se esperaba', explica José Luis Martínez, de Citi.

Según Alberto Alonso, por primera vez en cuatro años los resultados están situando por debajo de las expectativas. 'Se esperaban crecimientos sobre el 5,5% y 6%, y la media ahora es del 0%'. Por eso, el gestor contempla un escenario de Bolsa con 'luces y sombras'; sombras por las dudas de la economía real, y luces por los flujos monetarios, que están saliendo del mercado inmobiliario y de renta fija en favor de la renta variable.

En cuanto a los tipos de interés, José Luis Martínez recuerda que 'un recorte de tipos siempre beneficia a la Bolsa. Pero, claro, siempre que el escenario económico siga siendo positivo'.

Los analistas tienen el ojo también puesto en el precio del petróleo y en las tensiones geopolíticas.

Menos atractiva, pero sin estar cara

El Ibex ha tocado máximos históricos, pero tiene un PER 2007, veces que el precio de la acción contiene el beneficio, de 13,43. El ratio se sitúa en la media histórica. En otros momentos de crisis, como en plena burbuja tecnológica, marzo de 2000, el selectivo llegó a cotizar por encima de las 26 veces el beneficio.

Comparativamente con el resto de los índices, el PER del Ibex es ligeramente superior. El del Euro Stoxx 50 del ejercicio llega a 13,06 veces. Mientras que en los mercados estadounidenses alcanza el 16,41 en el caso del Dow Jones, y el 17, en el S&P. Son niveles más altos, pero que están en la media histórica. 'A diferencia de los años noventa, las Bolsas no están caras, aunque tampoco se puede decir que estén baratas', comenta Julio Carrión, director de renta variable de Urquijo Gestión.

Los analistas consideran que la Bolsa española cotiza a precios buenos pero en el escenario actual encuentran oportunidades mejores en otros mercados. 'El Ibex es menos atractivo comparativamente hablando que el resto de los mercados europeos. A estos les queda algo más de recorrido', comenta Alicia Arriero, gestora de renta variable de Inversis Banco. 'Tenemos sobreponderada Europa frente a España, que hasta ahora ha gozado de una prima por mayor crecimiento diferencial; eso va a cambiar', añade Carrión, quien también señala como interesante el mercado estadounidense.

Rose Marie Boudeguer, de Consulnor, considera que la Bolsa española ha perdido encanto 'por el importante peso de las constructoras y los bancos'.

Tradición alcista el último trimestre

Octubre apunta a un mes redondo para la Bolsa española. Hasta el viernes, y a falta de tres sesiones que cierran el periodo, el Ibex 35 acumula un ascenso del 7%; la mayor alza en dos años. Esta mejora ha dado la vuelta al ejercicio, y el Ibex ya gana el 10,30%.

Quedan por delante dos meses decisivos, noviembre y diciembre, que según desvela la historia han hecho que el cuarto trimestre haya sido mayoritariamente alcista para la Bolsa. En los últimos cuatro años de recuperación, el Ibex 35 ha perdido sólo en una ocasión entre octubre y diciembre. Fue en 2005, con un 0,74%, que no afectó el balance conjunto del ejercicio (18%). Tomando un intervalo de tiempo más amplio, de la última década, los descensos se produjeron en tres ocasiones, siendo el más pronunciado el de 2000 (-16,81%), cuando el estallido de la burbuja tecnológica desencadenó una crisis financiera a nivel mundial.

Con las bases que tiene el mercado es fácil pensar que en 2007 se producirá probablemente un rally de fin de año. De ser así, el Ibex acumularía cinco años en positivo en los que suma, por el momento, un 158%.

Este comportamiento también se reproduce en otros mercados internacionales. El Euro Stoxx, por ejemplo, subió un 5,66% en el cuatro trimestre de 2006, y el Standard & Poor's, el 6,17%. Estos índices han tenido igualmente evoluciones muy positivas desde 2000. La revalorización, sin embargo, es más baja que la del Ibex 35. El índice europeo gana el 86%, y el Dow Jones y el S&P, el 64% y 73%, respectivamente.

Más recorrido para el sector de la construcción

La crisis subprime generó ventas masivas en verano. Ahora, los inversores empiezan a contemplar interesantes oportunidades de inversión derivadas en gran parte de ese periodo de ventas indiscriminadas.

A la construcción se la penalizó mucho, y precisamente es donde se encuentran en este momento las compañías con mayor potencial de revalorización de acuerdo a los precios objetivos recopilados por JCF. Ferrovial y FCC tienen margen para subir un 49% y 47%. ACS también está entre los que más pueden ganar un 34,12%. Acciona, sin embargo, que suma un 52,4% en 2007 y ha llegado a máximo histórico, cotiza un 4,65% por encima del precio medio objetivo de los expertos. Cada acción cuesta ya más de 200 euros.

Entre los 10 valores con más potencial se encuentran además de los mencionados BBVA (26,67%), Cintra (26,13%), Mapfre (25,15%), Sogecable (22%), Antena 3 (19%), Indra (15%) y Santander (13%). Telefónica se queda al margen de las fuertes subidas, ya que le resta sólo un 5% más. Prácticamente todos los valores tienen posibilidades de mejorar sus cotizaciones. Colonial es a la que más se la ha reducido la valoración desde julio (25,80%), mes en el que se incrementó el miedo por la crisis hipotecaria de alto riesgo. Según JCF, su cotización actual, de 3,49 euros, está un 4,58% por encima de su valor teórico. Gamesa, Iberdrola, Inditex, Acciona, Gas Natural y Acerinox también presentan potenciales negativos.

Escenario actual para los mercados

Factores a favor

¦bull;Con un Per bajo las Bolsas cotizan a unas valoraciones atractivas. El fuerte crecimiento de los beneficios y las perspectivas de que se mantengan al alza, al menos a corto y medio plazo, han sido determinantes.

¦bull;El potencial de las compañías se ha incrementado después de las fuertes caídas durante el verano. Las ventas fueron indiscriminadas en el momento de mayor incertidumbre.

¦bull;La falta de alternativas más atractivas a la Bolsa, convierten a la renta variable en el activo de preferencia para invertir. A pesar de las incertidumbres del momento, la Bolsa sigue sobreponderada en las carteras de los gestores.

Factores en contra

¦bull;La Crisis 'subprime' puede tener efectos a más largo plazo. El impacto real empieza a cuantificarse ahora, pero sólo es el inicio. Paul Markham, de BNY Mellon, cree que nos encontramos 'más al principio que al final' de la crisis.

¦bull;La Economía EE UU ha confirmado ciertas debilidades en algunas áreas, como el negocio inmobiliario. Los analistas no contemplan por el momento una recesión, pero aún tienen que valorar el impacto de una ralentización del crecimiento.

¦bull;Los Tipos interés están totalmente vinculados a la inflación y hay incógnitas sobre las siguientes actuaciones de los bancos centrales. Las Bolsas conviven mejor con tipos bajos.