CincoSentidos / Tendencias

Un campus faraónico sobre las costas del mar Rojo

Arabia Saudí financia una universidad científica de élite que verá la luz en 2009

Un nuevo campus con más de 36 millones de metros cuadrados abrirá sus puertas en septiembre de 2009 en Arabia Saudí, concretamente en Thuwal, cerca del Mar Rojo. El objetivo de la King Abdullah University of Science and Technology (Kaust) es convertirse en uno de los mejores centros para realizar descubrimientos científicos y trabajar en el desarrollo humano en Arabia Saudita.

Fuentes de la Universidad aseguran que la intención de este proyecto es centrarse en las investigaciones que permitan aplicar la ciencia y la tecnología en temas que afectan a las necesidades humanas y al desarrollo social y económico. El modelo académico de la Kaust se ha estructurado en cuatro institutos de investigación, cada uno de ellos con centros dedicados a un conjunto específico de asuntos. Las cuatro áreas principales serán: recursos, energía y medio ambiente; biociencias y bioingenierías; ingeniería y ciencias de materiales; y matemáticas aplicadas y ciencias informáticas.

La Kaust va a ser un centro con ambiente verdaderamente internacional que contratará a los mejores catedráticos y alumnos para investigaciones. No ofrecerá puestos permanentes, y los contratos serán renovables o con una duración de entre dos y cinco años. El alumnado será diverso e internacional, formado por estudiantes con expediente académico brillante', comentan fuentes de la universidad.

El claustro de profesores comenzará a organizarse en 2008, pero la intención de los responsables del proyecto es contar con personalidades del mundo de la investigación de prestigio internacional. La inversión será multimillonaria y la universidad será dirigida y financiada, afirman fuentes de la entidad, 'por un consejo de administración independiente'.

En lo que respecta a los aspectos religiosos o a la cuestión de sexo, en un país cuyo sistema político es una monarquía autoritaria que se rige por la ley islámica, fuentes de la universidad sostienen que 'no será obligatorio practicar la religión islámica' y que el acceso a las mujeres 'estará permitido'. 'Los estudiantes que entren a formar parte de la Kaust se encontrarán en centro internacional donde lo único importante es su potencial y su expediente académico independientemente de su sexo y religión', apuntan las mismas fuentes.

El proyecto ha sido concebido por el Rey Abdullah, guardián de las dos santas mezquitas, quien eligió al Ministro de Petróleo Ali Ibrahim Al-Naimi para llevar la dirección del desarrollo de la universidad. 'La Kaust es la idea que ha perseguido durante décadas su Majestad el Rey Abdullah: crear una universidad de primera clase en Arabia Saudí, dedicada a reunir los mejores talentos para desvelar los grandes misterios científicos y tecnológicos para el progreso de toda la humanidad', afirmó el ministro.

El Presidente en funciones de la Kaust, Nadhmi Al-Nasr, destacó también que, mientras que la futura universidad se encuentra físicamente en Arabia Saudí y ofrece sus servicios a los ciudadanos del Reino, también nace con la intención de convertirse en una institución internacional.

Alianzas internacionales de calidad

Uno de los puntos fuertes de esta nueva universidad consistirá en las importantes alianzas con centros de prestigio internacionales. En los 12 meses que este proyecto ha estado en proceso de desarrollo, ya se han establecido alianzas con algunas instituciones investigadoras internacionales, incluyendo acuerdos formales con la Woods Hole Oceanographic Institution en los EE UU, el Indian Institute of Technology de Bombay, India; el Institut Français du Pétrole en Francia, la National University de Singapur, y la American University en El Cairo. Estas relaciones se establecieron para potenciar la innovación y para reunir los mayores talentos del mundo en ciencia y tecnología. La universidad establecerá colaboraciones con dichas instituciones al igual que con empresas privadas del sector de la investigación científica y tecnológica.