Motor

Figueruelas retoma esta semana la negociación para las externalizaciones

La dirección de General Motors España y el comité de empresa de la planta de Figueruelas (Zaragoza) retomarán esta semana las negociaciones para establecer un modelo de externalización de actividades. Los más inmediatamente afectados son los 227 trabajadores de la división de taller central, energía y aguas, de los que se hará cargo el grupo francés Veolia.

GM ha ofertado hasta ahora tres fórmulas de recolocación que han sido rechazadas por los representantes laborales, por su falta de concreción. La plantilla está manteniendo concentraciones todos los jueves en las instalaciones de la fábrica para presionar a la empresa.

La primera oferta de la empresa reconoce a los trabajadores que, voluntariamente, acepten ser transferidos a otra empresa, el beneficio de unas condiciones por encima de lo establecido legalmente. Sin embargo, tales condiciones no se especifican, requisito que el comité considera imprescindible.

La segunda fórmula se basa en un plan de bajas incentivadas, sin detallar, para un colectivo de afectados con una media de edad de 53 años. Finalmente, la tercera oferta admite la recolocación futura en la matriz, aunque no con carácter general.

En todo caso, parece claro que GM acabará aceptando unas condiciones más favorables que las actuales. La empresa tiene prisa por cerrar un acuerdo antes del 5 de noviembre, fecha en la que proyecta celebrar, por todo lo alto, el 25 aniversario de la apertura de Figueruelas. La planta zaragozana trabajará todos los sábados de noviembre para atender el fuerte volumen de pedidos del nuevo Corsa, que está superando ampliamente las previsiones iniciales. GME cuenta ya con llegar a una punta de 2.100 coches al día dentro de 2007.