Fórmula 1

Alonso, Hamilton y la 'paradoja del bronce'

Los patrocinadores se vuelcan en su apoyo al piloto asturiano

El ex presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores ha titulado su próximo libro La paradoja del bronce. En él, explica en qué consiste: en las Olimpiadas de Barcelona, una economista estadounidense filmó a los ganadores de medallas de plata y de bronce al término de sus pruebas. Después mostró las imágenes a sus alumnos y les pidió que evaluasen su grado de satisfacción. 'La opinión general fue concluyente', explica. 'Los deportistas que habían conseguido medallas de bronce parecían mucho más contentos que quienes las habían ganado de plata'. æpermil;ste podría ser el caso entre los patrocinadores de la escudería Vodafone McLaren.

Los medios de comunicación españoles se despertaron ayer lunes plagados de publicidad de distintas empresas volcadas con Fernando Alonso, el piloto que había finalizado tercero en la última prueba y en el campeonato. En todas ellas, se reafirma su apoyo al bicampeón mundial en una temporada que ha sido extremadamente difícil y que ha conducido a su aislamiento en la escudería y al enfrentamiento con su jefe, Ron Dennis. Los dos principales patrocinadores de la escudería, Vodafone y el Banco Santander, fueron los más activos, con reclamos como 'enhorabuena, campeón' y 'siempre contigo'.

En el Reino Unido, la decepción por los nefastos dos últimos grandes premios de Lewis Hamilton ha hecho que su figura, omnipresente en las últimas semanas, no haya aparecido apenas en las publicidades de sus patrocinadores. La única, la de la alemana Hugo Boss, aunque sin gestos explícitos de apoyo.

La posición de Vodafone y del Santander en el Reino Unido ha sido completamente diferente. Para su publicidad en el Reino Unido, la operadora ha preferido mostrar una foto de los dos monoplazas de la escudería Vodafone McLaren Mercedes con una leyenda que traducida viene a decir 'seguiremos persiguiendo el sueño'. Abbey, su filial inglesa, no puso publicidad alguna. Este año, el banco se ha apoyado en la figura del piloto, con anuncios en soportes tan diversos como prensa o autobuses.

Pese a la derrota, y la mala imagen dada este año, los patrocinadores siguen viendo un filón en Alonso. El piloto es uno de los reclamos publicitarios con más fuerza para sus sponsors, según Optimedia. Además, el patrocinio de Alonso ayuda a las marcas menos notorias (como Cajastur) a mejorar su valoración y de hecho, cuanto más pequeña es la marca, más sube su notoriedad.

Su mala actuación en las dos últimas carreras puede haber costado algo más a Hamilton que el título. Según The Guardian, su salida de pista y el fallo en el cambio le pueden haber supuesto perder varias decenas de millones en patrocinio. Recientemente, un estudio aseguraba que si ganaba, Hamilton podría embolsarse 42,4 millones, por 21,2 millones de Alonso. Nunca se sabrá si es cierto.

McLaren Mercedes no se conforma

La escudería anglo-alemana Vodafone McLaren Mercedes no se conforma con el resultado final y anunció ayer que apelará la clasificación final del Gran Premio de Brasil. El piloto de Ferrari Kimi Raikkonen se proclamó el domingo campeón de la Fórmula 1. Nico Rosberg, de Williams, había finalizado cuarto, y Robert Kubica y Nick Heidfeld (ambos de BMW Sauber) detrás suyo, pero sus resultados fueron cuestionados por dudas sobre la temperatura del combustible. Si fueran descalificados, Lewis Hamilton subiría hasta la cuarta plaza, lo que le daría el título mundial.

Pero los comisarios deportivos aseguraron seis horas y media después de la carrera que había suficientes dudas sobre las temperaturas del combustible 'como para considerarlas inapropiadas para imponer una penalización'. Sin embargo, una portavoz de la Federación Internacional del Automovilismo anunció que McLaren apelará la decisión.

La carrera registró un seguimiento algo menor que la del año pasado. Telecinco registró una audiencia media de 8,4 millones de espectadores, con un 57% de cuota de pantalla. El gran premio de 2006, en el que Alonso se proclamó campeón, tuvo una audiencia de 8,6 millones de espectadores y un share del 56%.