Director general de FECE

'El Gobierno nos ignora en esta ley del cine'

Las salas de cine han pedido una reunión urgente al Gobierno para exigirle que tenga en cuenta sus peticiones de cara a ultimar la nueva Ley del Cine. Piden compensaciones fiscales (un 5% sobre taquilla) por el cumplimiento de la cuota de pantalla

Los empresarios de las salas de cine se sienten desatendidos por el Gobierno. Han pedido a éste y al grupo parlamentario del PSOE 'que pongan límite a la crisis que amenaza al sector de la exhibición'. El director general de la Federación de Cines de España, Rafael Alvero, cree que la Ley del Cine en tramitación, en los términos de su actual redactado, 'conduce al deterioro del negocio, como lo estamos viendo con la suspensión de pagos del grupo líder Ábaco-Cinebox'. Todas las reivindicaciones del sector de la exhibición han sido recogidas en las enmiendas parciales presentadas por los partidos de la oposición en el proceso de tramitación de la nueva Ley del Cine en el Congreso. Piden compensaciones fiscales para amortiguar los efectos de esta ley y un tope máximo de remuneración a las distribuidoras del 48% sobre los ingresos de taquilla.

Ustedes llevan dos años exigiendo al Ejecutivo una serie de cambios que figuren en la nueva Ley del Cine, ¿no han conseguido nada de sus peticiones?

Sí, pero lo que hemos conseguido no son realmente nuestras prioridades. En realidad, estamos cansados y decepcionados. El Gobierno nos está ignorando en esta ley, pero seguiremos luchando para que nos atienda. Hemos pedido una reunión inmediata con el director general del Instituto de Ciencias Audiovisuales (ICA), Fernando Lara, quien conoce todo el proceso de la ley. Queremos darle la última oportunidad para que nos explique esta negativa a nuestras necesidades y esta situación que no le beneficia a nadie.

'No somos optimistas. El Gobierno está muy en contra de cualquier tipo de ayuda'

'España es el primer país europeo en piratería, con 41,5 millones de filmes ilegales'

Para ustedes, uno de los escollos de esta ley es que las salas deben exhibir una película española o europea de cada cuatro..., la famosa cuota de pantalla.

Sí. Creemos que es absolutamente ineficaz. La imposición de la cuota de pantalla en el cine tiene 66 años de antigüedad. Se ha demostrado que esta medida no ha funcionado. La crisis es cada vez peor. Excepto tres películas que tenemos al año que compensan los ingresos (como la reciente película de El Orfanato), la cuota de películas españolas dentro del cómputo general es este año de un 7%, mientras que el año pasado era del 15%. Este hecho demuestra que la imposición de programar en los cines el 25% de películas españolas sobre el resto, no es útil.

La cuota de pantalla se establece para potenciar la producción cinematográfica española sobre la americana... ¿Cuáles son las medidas que los exhibidores proponen?

Nosotros defendemos la producción española y, de hecho, es parte de nuestro negocio. Hemos entendido que eliminar la cuota de pantalla empeoraría más la situación, por lo que planteamos que se nos compense económicamente el cumplimiento de esa cuota de pantalla. Pedimos una desgravación fiscal del 5% sobre las ventas de taquilla en cualquier impuesto obligado a atender como el IVA o el IRPF. También solicitamos la fijación de un tope máximo de remuneración a las distribuidoras del 48% sobre los ingresos de taquilla.

¿Qué posibilidades tienen de conseguirlas? Muchos grupos parlamentarios y sectores están de acuerdo con esas compensaciones que ustedes piden y las han incluido en las enmiendas al texto de la Ley del Cine que se está ultimando...

Sí. Lo que ocurre que el Grupo Socialista no ha incluido estas enmiendas. Supuestamente no tenemos ninguna posibilidad que se cumplan estas compensaciones, dado que el Gobierno está muy en contra de cualquier tipo de ayuda que dependa del Estado. Sin embargo, es muy contradictorio que aparezcan enmiendas de este Grupo Socialista referidas a compensaciones del 18%, a la hora de producir una película. Pensamos que es contradictorio que atiendan a la producción y no a la exhibición en este mismo concepto.

¿Cuál es el calendario próximo en el proceso de esta ley?

El miércoles o jueves se reúne la ponencia (Comisión de Cultura) que negocia y regula el contenido de este ley. Cada grupo parlamentario discute para defender su postura sobre sus enmiendas presentadas. Lo que significa que lo que allí se diga pueda ser determinante a efectos de la aprobación final de la Ley. A partir de entonces se pasa a un informe que aprueba la Comisión.

Otra de las peticiones que ustedes proponen es eliminar el abuso de dominio que tienen las grandes distribuidoras de cine, las majors.

El 10 de mayo de 2005, el Tribunal de Defensa de la Competencia nos dio la razón y denunció abusos de dominio por parte de estas grandes distribuidoras americanas. Reconoció que cobraban un precio abusivo entre un 12% y un 24% de media más a los exhibidores españoles que a los europeos, y el establecimiento de un periodo mínimo de seis meses como ventana de exhibición desde el estreno de una película hasta la comercialización en otros formatos. Sin embargo, esta sentencia no ha tenido ningún efecto en la nueva Ley y la actitud de estas grandes multinacionales siguen siendo la misma. Tenemos una clara situación de desventaja frente a ellas.

Estamos viendo cierres de salas. La empresa Ábaco está en suspensión de pagos y vemos cómo cada día cierran numerosas empresas regionales. ¿No cree que más que la ley del cine el sector está sufriendo en sus carnes la excesiva piratería y la irrupción del DVD?

Es una suma de despropósitos. Vivimos una situación realmente dura. Cada día nos encontramos con un nuevo cierre de sala. Es cierto que la irrupción del DVD está dañando al sector, si a esto le añadimos la creciente piratería y los efectos de una ley que no ayuda, tendremos muchos más disgustos en el futuro. Por ello es necesario una política responsable y constructiva que ayude a poner límites a estos desequilibrios.

Las salas preparan una campaña de protesta

'Si la ley en tramitación en el Congreso no aborda medidas para restablecer la libertad de mercado frente al abuso de las majors, el sector de la exhibición no la aceptará y se verá abocado a protegerse', dicen en la FECE. En este sentido, el director general de la federación, Rafael Alvero, no descarta volver a las medidas de presión que iniciaron hace algún tiempo ni a lanzar la campaña de protesta en las salas de cine que ya tenían preparada. 'Pretendemos informar al espectador de lo que está pasando en el sector', explica Alvero. Los exhibidores tampoco descartan paros en los cines si se hace necesario o si la situación se complica.

Para la FECE , 'el paulatino deterioro empresarial, con suspensiones de pagos como la reciente de Ábaco-Cinebox o los cierres de salas en toda España, se debe a la actual situación de desamparo de las salas y a la caída de espectadores por la falta de una política constructiva'.

En lo que llevamos de año - añaden- 'los datos oficiales del Ministerio de Cultura no dejan lugar a dudas: las grandes distribuidoras americanas cada vez tienen más peso en el mercado y no se hace nada por solucionarlo'. Al escaso interés que despierta el cine europeo hay que sumarle que España es el primer país europeo en piratería con compras ilegales en 2006 de 41,5 millones de películas.