EDITORIAL

La ida y vuelta de Taurus

La compañía catalana de electrodomésticos Taurus ha emprendido un interesante viaje contracorriente que conviene analizar. Frente a las tendencias a deslocalizar producción, la compañía ha optado por fabricar en su planta de Oliana (Lérida) su nuevo producto estrella, un robot de cocina que funciona por inducción. Taurus, como otras muchas empresas del sector, tiene externalizada gran parte de su producción en países como China, India o Brasil. Sin embargo, cuenta en esos países y en otros con centros propios de I+D, además del español. Ahora, ha decidido concentrar en España la producción de su producto de más valor añadido para, entre otras cosas, preservar más su patente. Lo más llamativo es que el nuevo producto cuenta con investigación y desarrollo proveniente precisamente de China. ¿El mundo al revés? Al contrario. Se trata de una estrategia plausible de una empresa que ha sabido salir de una crisis -tras suspender pagos (1993), se hizo cargo de ella la Generalitat de Cataluña, para pasar a sus actuales dueños en 1997- y que hoy gestiona su negocio en términos globales.