Organismos internacionales

Rato se despide del FMI pidiendo a su sucesor que acabe las reformas

Rodrigo Rato vive sus últimos días como director gerente del FMI. El político español pidió ayer a su sucesor, Dominique Strauss-Kahn, que continúe con el plan de reformas que él puso en marcha y ahora queda pendiente. 'Veo las reformas que empezamos como parte de un proceso evolutivo, empezó antes de que yo llegara y que continuará después de irme', dijo al plenario del Fondo, en tono de despedida.

En varias ocasiones, y como argumento a quienes tachan de lentas las reformas, Rato ha afirmado que éstas son 'un maratón no un sprint'. Ahora, él pasa el testigo de lidiar con 185 países con fuertes diferencias. Rato dijo a la prensa que 'da pena no terminar el trabajo, pero las decisiones se toman sabiendo que hay partes buenas y no tan buenas'. Rato dijo ayer que ser el director gerente ha sido 'uno de los mayores honores de mi vida', y tuvo palabras de agradecimiento para el personal y los políticos. El político español dice que se va 'con buen sabor de boca de Washington' pero siguió sin desvelar su próxima ocupación. 'También yo lo quiero saber. Cuando lo sepa, alguien se enterará. De momento, tengo que irme, llegar, pensármelo y veremos', dijo. Lo único que ha dejado claro es que deja la política.

Dijo que echó de menos en su despedida al ministro Pedro Solbes, que no acudió a las reuniones del FMI. 'Entiendo que las agendas no coincidan. Y como el que va para allá soy yo, tendremos muchas ocasiones para vernos', ironizó. Consideró que irse antes del fin de su mandato no perjudicará a otros españoles que opten a puestos en instituciones similares: 'La vida es complicada en estos sitios. Por suerte, nadie me ha echado esto en cara'. Preguntado qué hará con sus ahorros en dólares Rato pidió consejo '¿Tienen alguna idea brillante? Estoy como todos, dando vueltas para ver qué hago. No parece que sea fácil'.