Petición

La SEPI intenta evitar que la plantilla de Babcock vuelva al grupo público

El litigio judicial que mantiene la plantilla de Babcock Power España, nacida de la privatización de Babcock Wilcox (BWE), y el tándem formado por la SEPI y BWE se puede resolver este mes de octubre. Las partes se verán hoy en la Sala de lo Social de la Audiencia Nacional que deberá dictaminar quien es el empleador de Babcock Power España, sociedad que salió de la órbita pública hace casi cinco años para pasar a manos de la austriaca Austrian Energy.

La sociedad presidida por Enrique Martínez Robles tiene previsto argumentar que ni la SEPI ni BWE son los 'empresarios reales' de la plantilla de Babcock Power ni Babcock Montajes. Esta actuación tiene su raíz en la solicitud de los trabajadores del fabricante vizcaíno de bienes de equipo de reincorporarse al grupo público. La SEPI presentó en junio de 2006 una demanda de conflicto colectivo ante la Audiencia Nacional al contar con centros de trabajo en varias provincias. Este trámite fue ejecutado, entre otros, por el Abogado del Estado y los responsables jurídicos de Wilcox.

El contencioso, que afecta a 440 trabajadores, tiene, sin embargo un largo recorrido Una parte de la plantilla de Babcock Power consiguió varias sentencias favorables del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en las que se avalaba su reincorporación al grupo público.

Recurso al Supremo

En estas resoluciones, recurridas por la SEPI y BWE ante el Tribunal Supremo y admitidas a trámite, el Alto Tribunal del País Vasco sostenía que la SEPI era el 'único propietario'. Para apoyar sus tesis argumentó que la actuación del grupo público no se limitaba a controlar los recursos destinados al proceso de privatización dirigidos a financiar los excedentes laborales, inyecciones monetarias para saneamientos de balance e inversiones, fundamentalmente. Así, en varios autos, exponía que la SEPI intervenía 'en la gestión directa de las actividades, mediante actos propios de un empleador y responsable superior de las empresas codemandadas Babcock Power España y Babcock Montajes'. Calificaba, además, la actuación de Austrian Energy de 'puramente formal dando la apariencia de ser la parte empleadora'.

Estos argumentos son los que pretenden desmontar tanto a la SEPI como BWE en la Audiencia Nacional dado el calado de sus resoluciones. Una sentencia contraria a sus tesis abriría un camino complicado para la Administración al cuestionar el proceso de privatización, un sistema utilizado también en compañías como Santa Bárbara o Izar. Su salida de la órbita pública fue avalada por las autoridades comunitarias. También se podría dar el caso de que Austrian Energy se encontrará con activos industriales e inmobiliarios pero sin pasivo laboral.