CincoSentidos

15 años de compras en la Fundación Dalí

Apoteosis del dólar, pintada por Dalí en 1965 sobre una tela de tres metros de ancho por cuatro de alto, con mensaje incluido a los surrealistas, inauguró la política de compras de la Fundación Gala-Salvador Dalí en 1991. Los patronos acordaron pagar 200 millones de pesetas de la época. Desde entonces, han adquirido 295 piezas (31 óleos, 211 dibujos, 39 joyas, 2 esculturas, 1 holograma y 11 litrografías), por las que desembolsaron en torno a 40 millones de euros y cuyo valor actual se aproxima a los 60 millones.

'En los últimos 15 años, hemos comprado prácticamente todas las obras que nos interesaban de Dalí que salían al mercado', señala el presidente de la fundación, Ramón Boixadós. Las adquisiciones han ido dirigidas a completar épocas y temáticas poco representadas en la colección. Entre los cuadros incorporados, Montse Aguer, directora del Centro de Estudios Dalinianos, destaca Muchacha de Figueres, uno de los dos que el artista enseñó a Picasso -el malagueño le dijo que sería un gran pintor-, y que Dalí consideraba una gran obra para su museo. Otra adquisición notable han sido las joyas de la antigua colección Owen Cheatham, diseñadas por Dalí, compradas a una entidad japonesa por 900 millones de pesetas (5,4 millones de euros) en 1999, y La nariz de Napoleón, adquirida en 2002 por unos 4 millones de euros.

Todas las compras se han realizado con los fondos que la fundación genera con la venta de entradas (1.400.000), las tiendas, la cesión de obras y la gestión de los derechos de autor -en total casi 4 millones de euros en 2006-. La fundación contribuye con sus actividades al 2,5% del PIB del Alto Ampurdán e induce la creación de 1.400 empleos, según un estudio de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Gerona.