Turismo

Los viajes de negocio compensan el frenazo del turismo familiar

La internacionalización eleva el gasto corporativo a 4.000 millones

El gasto de las empresas españolas en viajes de negocio se ha disparado en 2007 y superará los 4.000 millones con un 12% de crecimiento. La patronal Gebta dice que las compañías recortan gastos, pero la globalización multiplica los viajes de directivos. El alza de los precios de hoteles y coches de alquiler compensa la caída de las tarifas aéreas.

El segmento español de los viajes de empresa ha tomado el relevo como motor del sector turístico nacional en un año en el que el consumo vacacional de las familias se ha visto afectado por el efecto del peso del endeudamiento de los hogares y agravado por el alza de los tipos de interés.

La patronal Gebta, que agrupa a la mitad de las grandes agencias nacionales especializadas en la contratación de viajes corporativos, asegura que hasta el pasado mes de agosto, este segmento del negocio turístico había crecido un 12%. Según explica su director general, Marcel Forns, la tendencia hasta el final del ejercicio se mantendrá al alza y es posible que concluya 2007 con un incremento del 13%.

Forns señala que el comportamiento de las compañías a la hora de organizar sus desplazamientos de trabajo 'mantiene un fuerte dinamismo' y está siguiendo una tendencia opuesta a la de los particulares. 'Los empleados y directivos de las corporaciones españolas se ven obligados a viajar con mucha más frecuencia como consecuencia de la internacionalización de las operaciones de nuestras empresas y de la hipercompetencia en la que tienen que realizar sus actividades', explica Forns.

Las proyecciones que ha realizado Gebta auguran que a final del presente ejercicio la facturación del sector de viajes de negocios en España rebasará el listón de los 4.000 millones de euros. El total de la cifra de ingresos por esta actividad, incluyendo los desplazamientos de particulares con fines de ocio, se situará en los 13.800 millones. De ello se deduce que el segmento de los viajes corporativos va a concentrar una cuota de mercado del 28% del gasto general.

Uno de los aspectos más destacados del negocio de gestión de los viajes corporativos es la progresiva concentración de los agentes. Se trata de una tendencia global que en el caso español tiene un comportamiento muy acusado. Las cinco primeras agencias nacionales especializadas acumularon el 62% de la cifra de negocios del segmento. Forns señala que 'esta tendencia se mantendrá en los próximos ejercicios'.

Las exigencias de especialización y la necesidad de mantener las fuertes inversiones (en recursos humanos o tecnología) que requiere este negocio 'serán elementos clave para que las agencias puedan seguir compitiendo en este mercado'.

Según un estudio realizado por la patronal la fuerte expansión de los gastos corporativos en viajes no está reñida con los esfuerzos que están haciendo las empresas por mantener el más estricto control de los costes en esta partida.

Marcel Forns indica que la vigilancia que se realiza en las empresas sobre los gastos que se originan por la necesidad de desplazar a sus empleados y directivos queda reflejada en la modificación de los hábitos al organizar cualquier viaje de trabajo.

En primer lugar se produce una acusada reducción de la duración del tiempo de ausencia; en segundo término se está terminando con el tabú de que los directivos solo vuelan en la clase business de los aviones y que se niegan a alojarse en hoteles que no sean de lujo. Sobre todo para los desplazamientos cortos, vuelan en clase turista y duermen en hoteles funcionales.

Sube la tarifa hotelera y repunta la de los aviones

La fuerte tendencia al alza del gasto corporativo en viajes se produce según Gebta en un marco en el que los precios de los hoteles y del alquiler de coches están ligeramente al alza y aportan un mayor margen para los agentes del sector, mientras que el precio del transporte aéreo (que supone la mitad del gasto total) ha cambiado su reiterada tendencia a la baja y da señales de que puede caminar hacia su recuperación.

Gebta señala que para los próximos meses se espera que las tarifas de los vuelos para los hombres de negocios en Asia y Estados unidos registrarán un repunte que se estima entre el 3% y el 5% en la clase turista y el 3 y el 7% en la clase business de los aviones. En Europa este cambio de tendencia tendrá una mayor resistencia a consolidarse. La patronal recuerda que durante el periodo comprendido entre 2001 y 2006 las tarifas aéreas han ido bajando entre el 3% y el 5% cada año. Marcel Forns ha detectado que entre las aerolíneas se ha extendido el convencimiento de que la entrada de nuevos agentes que multiplican la oferta de asientos aéreos puede haber tocado techo. La patronal asegura que en tres de cada cuatro tarifas consultadas, las agencias ofrecen mejores precios aéreos a las empresas que las páginas web de las aerolíneas.

Según los datos de Gebta las tarifas hoteleras al final de presente ejercicio habrán subido entre el 2% y el 6% en Europa, en función de la categoría del establecimiento, mientras que en el mercado asiático los precios se han disparado hasta un 25%. El segmento de coches de alquiler tendrá una evolución al alza en Europa al final del ejercicio entre el 1% y el 3%, y en Estados Unidos del 6%.

El 79,2% de las empresas contrata los desplazamientos en agencias

Las agencias de viaje especializadas son los intermediarios preferidos por las empresas de todo el mundo a la hora de gestionar sus viajes de negocios. En España el 79,2% de las corporaciones utilizan este canal profesional, mientras que en Alemania esta cifra se eleva al 93%.

En el momento de contratar sus viajes de trabajo las empresas tienen que tener en cuenta que más de las mitad de los costes tendrá que dedicarlos a comprar el billete de avión. El siguiente gasto de mayor cuantía son los hoteles y las comidas.

Según estimaciones de Gebta los gastos de viajes de empresa y representación puede llegar a alcanzar hasta el 30% de los costes de explotación indirectos. Estos, a su vez suponen hasta el 35% del total de los costes en algunas grandes compañías.

Las ejecutivas prefieren los viajes más cortos y son más austeras en los gastos de representación.