Alimentación

Panrico obliga a Dunkin a olvidarse de los 'Donuts'

El café se abre terreno. La empresa estadounidense Dunkin Brands pasará a llamarse en España Dunkin Coffee. Eso sí, la decisión de incorporar la palabra café (Coffee) a su nombre no sólo se debe al incremento de la demanda de este producto, que supone ya el 18% de la facturación de la empresa. El cambio responde a la necesidad de eliminar de su marca la palabra Donuts.

El pasado mes de agosto la empresa estadounidense compró el 50% de Dunkin Española que estaba en manos de Panrico por una cantidad que los directivos de Dunkin no quisieron ayer desvelar. Como consecuencia, en España Dunkin no podrá seguir utilizando el apellido Donuts, ya que es una marca registrada por Panrico.

Al cambio de nombre y logo le acompañará una nueva decoración de los locales, en los que se crearán nuevas zonas para sentarse y se incorporará una cartelería relacionada con el consumo del café. 'La cadena va a apostar más y más por el café', señalaron ayer sus directivos.

También llegarán nuevos productos que convivirán con las tradicionales rosquillas de 50 variedades diferentes. Serán magdalenas americanas (muffins), bollería tradicional como napolitanas o croissants y junto al café, otras bebidas frías como el zumo de naranja, o calientes, como infusiones y chocolates. Además, Dunkin Coffee acaba de introducir en España batidos de yogur con frutas.

Los directivos de la cadena de cafeterías afirmaron no sentirse competidores de otras cadenas que como Starbucks o McDonald's en EE UU y otros países y próximamente en España, también venden café, bollería y sándwiches.

Dunkin Coffee que desde ahora franquiciará todos sus nuevos locales tiene en España 27 establecimientos y prevé la apertura de más de 50 en los próximos cinco años.

A la búsqueda de socios para crecer

Los planes de expansión de Dunkin Coffee pasan por la búsqueda de franquiciados y especialmente multifranquiciados, como el grupo NRS con en que acaban de firmar un contrato para la apertura de 46 locales en Andalucía en los próximos cinco años. En estos momentos NRS ultima la construcción de un obrador desde el que abastecerá a los futuros locales andaluces. Los primeros se inaugurarán previsiblemente a primeros de diciembre. Este es el ejemplo de franquiciados que buscan para otras zonas del que ya disponen también en Baleares, que también cuenta con su propio obrador, cuya inversión oscila entre los 250.000 y los 300.000 euros, dependiendo de su tamaño. La media de facturación de los locales actuales es de unos 350.000 euros anuales.