Sesión de control

Zapatero afirma que la economía española goza de "gran confianza" externa e interna

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha insistido hoy en que la economía española goza de una "gran confianza externamente e internamente", y ha calificado de "ocurrencia" hablar de recesión, como ha citado algún miembro del PP.

En su respuesta al líder de la oposición, Mariano Rajoy, en la sesión de control al Gobierno en el Congreso, el jefe del Ejecutivo echó mano de los datos para demostrar la confianza externa e interna en la economía española.

Para empezar, destacó, que la inversión directa extranjera de enero a junio ha crecido un 80% con respecto al mismo periodo del año anterior hasta los 11.423 millones. Asimismo se refirió al aumento en 2.500 millones, hasta los 20.000 -el 2% del Producto Interior Bruto-, de las reservas del Banco de España, y recordó el compromiso de reducir la deuda pública hasta el 36% del PIB.

"La economía española genera gran confianza externamente e internamente", insistió Zapatero, quien señaló que "no podía ser de otra manera" para un país cuyo crecimiento económico y creación de empleo son superiores a la media europea, y en el que además de reducirse la deuda, las administraciones públicas han registrado superávit durante tres años consecutivos "por primera vez en democracia".

"En otra onda"

Zapatero señaló, dirigiéndose a Rajoy, que "es posible que algunos, como usted, trabajen por la confianza", aunque advirtió al líder de la oposición de que será "un trabajo que le va a conducir a la desesperación".

"Algunos de esos miembros de cincuenta gobiernos que dice usted que podría formar han dicho que la economía española está en recesión. Eso sí que es una ocurrencia", apuntó Zapatero dirigiéndose a Rajoy.

El líder del PP lamentó que Zapatero sea "el único" que no está en la "onda de indefinición e incertidumbre" económica a la que han aludido el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, y el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, "que piden cautela, prudencia y actuar con responsabilidad".

"El problema", dijo Rajoy dirigiéndose al presidente del Gobierno, "es que nadie piensa como usted, ni su propio vicepresidente" segundo, Pedro Solbes. Rajoy consideró que hay una serie de "cosas básicas" que el Gobierno no debe hacer hasta el final de la legislatura, como "improvisar". También pidió al jefe del Ejecutivo que "suprima las ocurrencias" y no piense "en los titulares de los periódicos", además de que "no menosprecie el sentido común".