_
_
_
_
Tribunales

La acusación de Gescartera pide más imputaciones por la CNMV

Varias acusaciones particulares pidieron ayer en la primera sesión del juicio del caso Gescartera la nulidad de la apertura de la vista oral por no haberse pronunciado el tribunal, según ellos, sobre la imputación de varios ex responsables de la CNMV, como Pilar Valiente y Luis Ramallo.

El juicio por el caso Gescartera, por el que están procesados por estafa 14 imputados, se inició ayer en la Audiencia Nacional con las cuestiones preliminares. Un buen número de los más de 40 abogados de las acusaciones particulares y populares reclamó la imputación de la ex presidenta de la CNVM Pilar Valiente y del ex vicepresidente Luis Ramallo, además del ex secretario de Estado de Hacienda Enrique Giménez-Reyna, que fueron exculpados en la fase de instrucción por la juez Teresa Palacios, que duró más de cinco años.

Para el abogado de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas de Ahorros y Seguros (Adicae), Miguel Ángel Roca, existen 'elementos suficientes' para su acusación, al igual que la de otros bancos como Bankinter, HSBC y Deutsche Bank, informa Efe. La mayor parte de las acusaciones reclaman también la responsabilidad civil del Estado.

En la primera sesión de la vista, la defensa de Caja Madrid (entidad imputada como responsable civil al gestionar 10,4 millones de Gescartera) aprovechó para solicitar también la nulidad 'por no haber ni motivos ni pruebas para pedir la citada responsabilidad civil subsidiaria', en la que confían varias acusaciones para recuperar parte de los 50 millones de euros de agujero patrimonial de Gescartera.

Por otra parte, el abogado Miguel Bajo, que defiende al principal imputado, Antonio Camacho, centró sus cuestiones previas en demostrar que fue Camacho (el fundador de Gescartera) quien aportó dinero a la agencia de valores. Incluso la letrada de Bolsa Consulting, empresa a la que se le pide también responsabilidad civil, criticó que en la instrucción no se aceptase documentación que 'demuestra cómo Camacho y su padre estuvieron durante años soportando minusvalías de clientes de Gescartera, así como de movimientos de cuentas del BBVA en las que el acusado daba préstamos a la sociedad de hasta 3,6 millones de euros'.

Bajo también pidió que se excuse la asistencia al juicio de la mujer de Camacho, Laura García Morey, también imputada, para que atienda a sus dos hijas (una de ellas es un bebé).

Expectación ante el inicio de la vista oral

El macrojuicio, del que se espera que dure tres meses, se inició ayer en las dependencias que tiene la Audiencia en la Casa de Campo de Madrid. En el banquillo de los acusados están sentados 14 responsables y empleados de la agencia de valores Gescartera, encabezados por Antonio Camacho y Pilar Giménez-Reyna (hermana de Enrique Giménez-Reyna). Las miradas de algunos ahorradores afectados presentes en el público se centraron en Camacho al que le recriminaron la 'avaricia' que les 'llevó a robar', según ellos, el dinero de los clientes. El escándalo financiero, que se destapó en junio de 2001 y su instrucción no se cerró hasta 2005, afecta a más de 4.000 inversores. No se espera que Camacho declare en la vista hasta, al menos, el lunes.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Más información

Archivado En

_
_