Inmobiliaria

La CNMV admite a trámite la OPA que dividirá en dos a Metrovacesa

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha admitido hoy a trámite la opa presentada por la inmobiliaria Metrovacesa, operación que supone el primer paso para dividir en dos la compañía, comunicó hoy el organismo supervisor.

Este trámite responde al procedimiento de la nueva ley de opas, que establece que la CNMV revisará la solicitud para declarar su admisión a trámite en los siete días hábiles siguientes desde la presentación del folleto, para más tarde autorizarlo.

La ecuación de canje de la opa, que ofrece 0,584957 acciones de Gecina por cada título de la matriz española, valora las acciones de Metrovacesa en 75,67 euros por título y las de su filial francesa en 129,36 euros por título.

La operación anunciada hoy se ha diseñado para resolver el enfrentamiento entre la familia Sanahuja, que controla el 39,61% de Metrovacesa, y Joaquín Rivero y su socio Bautista Soler, que tienen entre los dos el 36,14%, y partirá en dos la primera inmobiliaria española y la segunda de la Unión Europea por facturación.

La opa, que tiene como objetivo reducir el capital social de Metrovacesa mediante la adquisición y posterior amortización de acciones propias, se dirige a adquirir un máximo de 64.539.382 acciones propias de 1,5 euros de valor nominal, del total de 106.876.533 títulos que tiene la compañía.

La operación está basada en el compromiso adquirido por la familia Sanahuja, que posee 42.398.732 acciones, y de otros accionistas que cuentan con 10.489.502 acciones, que sumadas a las 13.413 de autocartera, suponen un total de 52.901.647 títulos (49,5% del capital).

De este modo, la oferta se dirige de un modo efectivo a 53.974.886 acciones de Metrovacesa que representan el 50,5% de su capital social.

Esta reducción de capital mediante una opa fue uno de los términos principales del acuerdo de separación alcanzado por los principales accionistas de la compañía el pasado mes de febrero, y ratificado después en junta general de accionistas.

Una vez completado este trámite se hará una ampliación de capital dinerario, con un tramo de compensación de crédito, que supondrá la emisión y puesta en circulación de 22 millones de acciones con un valor nominal de 1,5 euros.

Después, la familia Sanahuja se ha comprometido a formular una opa sobre el cien por cien de Metrovacesa a 83,21 euros en metálico por cada título, con el objetivo de hacerse con las acciones que no hayan acudido a la oferta de adquisición de reducción del capital.

La compañía será controlada por la familia Sanahuja tras la escisión y prevé ser la quinta inmobiliaria europea por el valor de sus activos, que ascenderán a 13.517 millones de euros.

Rivero, por su parte, gestionará algunos de los activos de Metrovacesa en España por medio de Bami, que se dedicará al alquiler de edificios, contará con una aportación de 100 millones de euros para su constitución y pretende ser la primera o segunda inmobiliaria europea por beneficio en 2007 y la segunda por rentas.

Por otro lado, Rivero también obtendrá de la separación 39 edificios que explota Metrovacesa en Francia dedicados al alquiler, así como varios solares en los que construirá para después arrendar y que gestionará a través de Gecina.