CincoSentidos

Las marcas chinas de lujo seducen a los amantes del glamour

Los amantes del glamour en China, acostumbrados al lujo europeo, comienzan a apoyar la alta gama de su país, según destacó ayer el diario de Hong Kong South China Morning Post. La marca de ropa Ports Design, que fabrica en China y cotiza en el parqué de Hong Kong, se situó en 2006, según la revista Vogue, sólo por detrás de las glamurosas Louis Vuitton y Gucci en cuanto a marcas preferidas por la población del gigante asiático.

Un tirón que se observa igualmente en los resultados financieros obtenidos en la primera mitad de 2007, y que reflejan un incremento de los ingresos de un 41,6%, hasta los 19 millones de dólares (14 millones de euros). El margen bruto de beneficio de Ports en el comercio fue del 81,5% entre enero y junio. Otras marcas chinas que disfrutan de éxito similar son Shanghai Tang y NE Tiger, lo que podría atraer a más comerciantes de lujo a desplazar la producción a China. Para el profesor asistente de mercadotecnia de la Universidad Fudan de Shanghai, Pierre Lu Xiao, el made in China no es algo necesariamente negativo si la calidad es la misma que en Europa.

El grupo de inversión y corredor de bolsa Goldman Sachs estima que China es el tercer mayor consumidor del mundo de productos de lujo, por detrás de Japón y de Estados Unidos, y prevé que para 2015 será el segundo. Un estudio de Mastercard indica que para 2016 el gasto en productos y servicios de lujo subirá un 134% hasta alcanzar los 44.400 millones de dólares (32.200 millones de euros).