Inversores

¿Merece la pena entrar ahora en la Bolsa?

La consigna de los analistas es olvidarse de especular, redoblar la cautela y apostar sólo por valores seguros

No hay respuesta mágica a la gran pregunta de si merece la pena o no entrar en Bolsa con el chaparrón que está cayendo ahora sobre los mercados financieros. Tiene sentido que no exista una solución única o evidente, ya que el truco de la renta variable es, precisamente, su impredecibilidad. Pero sí se puede adelantar alguna receta para inversores inquietos: 'Hay que escapar de todas las compañías relacionadas con el endeudamiento', sugieren desde M&G Valores. 'Los inversores con cartera no deben sucumbir a la presión del mercado, deben seguir con su idea fundamental', avisan en Gaesco. 'En una gestión de carteras es razonable mantener un peso de renta variable entre el 25% y el 40%', propone GVC Valores.

La idea fuerza es tener cautela. 'Hay que esperar a ver qué pasa al final en EE UU, no hay que precipitarse por entrar en el mercado', sentencia Luis Benguerel, de Interbrokers. 'Ante la duda, mejor seguir en liquidez, porque la Bolsa tiene todavía recorrido para seguir corrigiendo', aconseja este experto.

El Ibex terminó ayer en 13.726,3 puntos. El selectivo español pierde un 2,97% en el saldo acumulado en el año. De terminar así en diciembre, se pondría fin a una racha de cuatro años consecutivos de ganancias.

Pero el pequeño inversor no debe dejarse llevar por el abatimiento. 'Si se mantiene la cabeza fría, todavía hay sectores que pueden aportar buenos réditos. Es el caso de la tecnología, las telecomunicaciones, los valores industriales o los farmacéuticos', apunta Jordi Falgueras, de Gaesco. La tesis de esta sociedad de valores es 'comprar calidad, grandes compañías y con perfil de crecimiento'.

Vuelve Telefónica

Fue un valor denostado durante años, pero ahora ya la miran con mejores ojos. La compañía se ha revalorizado un 10,36% desde enero, sin tener en cuenta el rendimiento adicional de los dividendos, que asciende a casi un 4%. No se ha salvado de la quema y cae un 2,36% en lo que va de mes.

A pesar de su solidez financiera, no conviene olvidar que el ratio de endeudamiento de Telefónica respecto a la capitalización bursátil es del 63,8%. En cualquier caso, su mejor comportamiento en la presente fase correctiva ha devuelto a la compañía al primer puesto por tamaño de mercado. La teleco tiene una capitalización de 84.920 millones de euros, más de 5.500 millones por encima del Banco Santander. La crisis de confianza ha golpeado con contundencia a la entidad presidida por Emilio Botín, que se deja un 5,4% en los primeros días de septiembre. Y ello pese a que es una de las entidades favoritas de los gestores. 'Me mantendría alejado de todo lo que es banca exclusivamente doméstica, pero Santander y BBVA están a precios muy atractivos', afirma Pablo Cano, de Ibercaja.

'Donde está el problema es en la construcción', asegura Nicolás López, de M&G Valores. 'Las constructoras han tocado techo y hasta el siguiente ciclo no se van a recuperar. Pero hay valores en sectores como industria, tecnología y energía que puedan dar una rentabilidad razonable', completa López.

¿Ganancia de pescadores?

El viejo dicho de 'a río revuelto, ganancia de pescadores' es un argumento peligroso en la coyuntura actual, a pesar de que las aguas financieras están muy agitadas. 'No es el momento de especular, hay tanta incertidumbre que es muy difícil acertar', advierte Jordi Falgueras. El índice implícito de volatilidad del Ibex terminó ayer en un 28,6%, el nivel más alto desde el batacazo de mediados de agosto y el doble del promedio de los últimos tres años.

'Cuando se incrementa la volatilidad, lo que indica es que los riesgos que amenazan al mercado están materializándose. Hay que tener mucha cautela', alerta Jesús Muela, de GVC. Avisados quedan todos los inversores.