Banca

Santander potencia la banca para ricos con la creación de una nueva división global

La apuesta del grupo Santander por la banca privada es firme. Ayer anunció la creación de una nueva división global que agrupará todos los negocios de banca para ricos, salvo los de la red de Banco Santander en España y Banesto. A su frente estará Javier Marín Romano, consejero delegado de Banif.

La imagen de Emilio Botín, presidente del grupo Santander, entregando a Fernando Alonso el trofeo del Gran Premio de Italia de Fórmula 1, puede convertirse en un activo muy valioso para la nueva estrategia del banco: potenciar su división de banca para ricos.

Esta apuesta tuvo ayer su primera repercusión en el organigrama de la entidad, con el anuncio de la creación de una nueva unidad de negocio, denominada Banca Privada Global.

æpermil;sta aglutinará todas las divisiones de asesoramiento patrimonial para ricos fuera de España (en Latinoamérica, Italia y Reino Unido), además de su filial especializada en el mercado nacional: Banif.

SANTANDER 2,81 0,07%

El encargado de dirigir la nueva unidad será, precisamente, Javier Marín Romano, consejero delegado de Banif.

Los diversos negocios englobados bajo el nuevo paraguas cuentan con un volumen de activos bajo gestión de 100.000 millones de euros y reportaron al grupo un beneficio bruto de 300 millones de euros en 2006.

Con la creación de la unidad de Banca Privada Global, Santander pretende posicionarse 'como uno de los principales referentes a nivel internacional'. En Italia, donde el grupo actúa bajo la marca Santander Private Banking, se ha marcado el objetivo de convertirse en el primer banco privado extranjero en un plazo de cinco años.

Además de Banif (que a cierre de 2006 contaba con un activos bajo gestión por valor de 34.000 millones de euros) e Italia, la nueva división engloba el negocio de banca privada de Reino Unido (Abbey Share Dealing, Cater Allen Private Banking y la gestora de fondos de pensiones James Hay) y en toda Latinoamérica.

Fortaleza en América

En esta última región, Santander se ha reforzado en el área de banca para ricos con la compra, en octubre del año pasado y en marzo de 2007, de parte de la cartera de clientes con grandes patrimonios de Bank of America. Con estas transacciones, el banco español consiguió aumentar sus activos bajo gestión en 8.400 millones de dólares (6.450 millones de euros).

La mayoría de estos clientes, con residencia en Estados Unidos, pasaron a engordar el balance de Santander Private Banking. En este país ya cuenta con oficinas en Miami, Houston, San Diego y Los Ángeles.

No todas las unidades de banca para ricos del grupo se englobarán en la nueva división. Santander Banca Privada, que gestiona los grandes patrimonios de la red en España, así como la de la filial Banesto, quedan al margen del nuevo organigrama.

Santander quiere convertirse en un referente mundial para clientes ricos, como UBS, Credit Suisse o Deutsche Bank, para lo que exportará a los distintos países en los que está presente el exitoso modelo de Banif.