Reserva Federal

La Fed solicita a la banca que negocie con los clientes de más riesgo

La Reserva Federal y el resto de reguladores bancarios quieren que las entidades financieras ayuden a reducir el número de embargos en los próximos meses. En línea con una de las iniciativas anunciadas el pasado viernes por el presidente de EE UU, George Bush, para aliviar la actual crisis del crédito y la vivienda, los reguladores emitieron ayer un comunicado solicitando a los bancos que identifiquen a sus clientes con mayor riesgo de impago y negocien con ellos la forma de evitarlo modificando las condiciones de las hipotecas o retrasando pagos si eso es preciso. Las directrices de los reguladores no son de obligatorio cumplimiento.

Además, se insta a las entidades, tanto las que abrieron la hipoteca como las que la gestionan (que no siempre es la misma) envíen a sus clientes a servicios de consultoría para que reciban consejo de cómo manejar la situación crediticia.

Los embargos han crecido rápidamente en los últimos meses entre varios tipos de hipotecados y no sólo los que tienen un crédito subprime (los de mayor riesgo). Para el Gobierno y el resto de responsables económicos la mayor preocupación es ahora el futuro de unos dos millones de hipotecas cerradas entre 2005 y 2006 con tipos variables y que ahora se ajusta al alza de forma más onerosa que en el pasado. La mayor parte de los ajustes de estas hipotecas, híbridas y subprimes llegará a finales de 2008 lo que puede alargar en el tiempo esta actual crisis de vivienda.

Morosidad

Las recomendaciones de los reguladores, algo hasta ahora sin precedentes, se producen después de que la morosidad en el segmento de hipotecas subprime se disparara un 14% en el primer trimestre del año, el nivel más alto de los últimos cuatro ejercicios.