Entrevista digital

¿Me subirá la hipoteca? ¿Vendo mis acciones?

Saber si la crisis hipotecaria de Estados Unidos hará que suba la cuota de nuestra hipoteca, aclarar si es el mejor momento para vender o mantener las acciones, saber en qué sectores invertir o conocer si es la época adecuada para comprar una casa, son algunas de las dudas que asaltan a los lectores ante los efectos de la crisis hipotecaria de Estados Unidos. Susana Felpeto, analista de Atlas Capital, las ha resuelto.

La primera pregunta, directa a los efectos del temido Euribor. Inés comentaba que pagaba mensualmente una hipoteca de 8.400 euros por la adquisición de un restaurante y preguntaba cómo podría afectarle el problema de EEUU.

La analista explicaba que lo único que podría afectarle de un modo directo a su pago mensual, eran los movimientos de tipo de interés y la política monetaria del BCE. "Estos días en el mercado se ha producido una ausencia de liquidez lo que ha obligado a los bancos centrales, en una acción conjunta, a dotar de dicha liquidez al sistema, este hecho podría retrasar la segunda subida de tipos, que de aquí a final de año, el mercado estaba descontando". Es decir, que no tendría porque acarrear más subidas de las que ya se esperaban.

Prudencia y valores fuertes en Bolsa

Las recomendaciones sobre qué hacer con las acciones era la duda de Tierrasaltas. ¿Vender o comprar? Planteaba a la analista que ofrecía varios escenarios dependiendo de su inversión. "Depende del grado de exposición que tengas en cartera y de los valores donde estés invertido. Nos encontramos en un movimiento lateral de mercado con mucha volatilidad, si tu exposición es alta, aprovecha rebotes del mercado como el de hoy para hacer algo de liquidez y espera a que haya más tranquilidad en las bolsas", explicaba. Y una recomendación más. "En caídas del mercado aprovecharíamos para entrar en valores de calidad en los que quieras estar posicionado a final de año".

En esta línea, a Laura le aconsejaba "identificar los valores en los que queremos estar invertidos. Tras varios años de subida continuada de los mercados ahora debemos de ser más selectivos en nuestras posiciones. Si la exposición es elevada no sería mala idea hacer algo de liquidez y esperar a que estas pequeñas turbulencias pasen. Europa previsiblemente lo hará bien en el último trimestre del año, y también seguimos siendo positivos en España, aunque manteniendo la prudencia".

Otro lector que preguntaba por los valores más afectados, la analista recomendaba alejarse de "aquellos con un alto apalancamiento y que necesiten refinanciar su deuda". Como ejemplo, las constructoras, que aunque no están prácticamente expuestas al sector inmobiliario, explica, han diversificado en los últimos años y eso ha incrementado su nivel de deuda". También, añadía "aquellos valores que cotizaban la posibilidad de un movimiento corporativo y que ahora esa realización pueda extenderse en el tiempo".

Esperar para comprar casa

En cuanto a si el mejor momento para comprar vivienda, la analista ha resuelto también algunas dudas. A Paco, que le preguntaba por el mejor momento para la compra le recomendaba esperar. "Respecto de la vivienda estamos viendo que los precios se están conteniendo y lo periodos medios de venta aumentando, por lo que si no tienes prisa sería aconsejable esperar todavía".

Susana Felpeto ha aclarado también las consecuencias de la crisis de la semana pasada en las cuentas a plazo fijo. En este punto, considera "muy improbable" que estos productos se vean afectados. Y a la duda de Gaditano de si el BCE debe seguir con su política de aumento del tipo de interés para que los bancos no financien tan "a la ligera", la analista ha concluido que "la misión del BCE y una de sus prioridades, como ha recalcado Trichet en sus últimas comparecencias, es el control de la inflación y el mantenimiento del crecimiento económico sostenido. La subida o no de tipos de interés no se va a basar exclusivamente en los movimientos de la semana pasada".

Ale resumía las preocupaciones de los lectores y preguntaba si la crisis iba a afectar a la economía real. La analista concluía "que el enfriamiento en la economía americana es una realidad que ya existía anteriormente, y que la situación actual de los mercados no tendrá mayor repercusión sobre las economías más que la que ya se estaba desarrollando".