Medios

La era Murdoch del 'Wall Street Journal'

El futuro del grupo Dow Jones puede leerse en el pasado de News Corp

Soy un catalizador del cambio ..., no puedes tener éxito a lo largo de 30 años sin dejar algunas cicatrices por ahí'. Así de rotundo se mostró el magnate de la prensa Rupert Murdoch cuando un periodista estadounidense ocho años atrás le preguntó por qué era el barón mediático más odiado del mundo. Terminada la pugna por el control de Dow Jones, por el cual su empresa pagará unos 5.000 millones de dólares (3650 millones de euros), el sector se pregunta qué cambios habrá en Dow Jones y en la línea editorial del Wall Street Journal, y qué cicatrices dejarán por el camino. Y el futuro del centenario diario económico puede estar dibujado en el pasado de News Corp.

'Es un propietario intervencionista cuando quiere serlo, pero supongo que si el diario es tuyo tienes derecho a intervenir', contó a la BBC Andrew Neill, antiguo director del Sunday Times, también propiedad de Murdoch. 'Cuando siente que sus intereses están en juego, no te deja ninguna duda sobre lo que quiere que hagas'.

El Journal es hoy en día el segundo periódico en Estados Unidos después de USA Today. Su versión electrónica es una de las pocas excepciones que escapan a la regla de que en internet sólo funciona lo gratuito: 900.000 usuarios están dispuestos a pagar por disponer de las informaciones y el análisis del Journal. ¿Cómo modificar lo que en teoría ya funciona? ¿Y cómo hacerlo sin que ello afecte el mayor activo de la empresa, su credibilidad de cara a los lectores?

'No habrá cambios en la cobertura de negocios del Journal', auguraba Murdoch en una entrevista con Time antes de cerrarse la operación. Pero sí le gustaría expandir su influencia para competir con el periódico generalista que marca la agenda política de Estados Unidos, The New York Times. ' Nos encantaría ser el contrapeso nacional del Times', apuntó.

El segundo pilar de su estrategia sería explotar la marca a nivel global. 'Hay millones de personas en el mundo uniéndose a la clase financiera, y el Journal es la mejor marca. Tenemos el tamaño y la solidez internacional suficiente como para sacar beneficios a escala global', confesó Murdoch al mismo Time. News Corp suele dar tiempo a sus nuevas adquisiciones y privilegiar el largo plazo. Cuando compró The New York Post en 1993 y lo movió a la derecha del espectro ideológico, se concentró en aumentar la circulación del mismo bajando el precio varias veces e incluso distribuyendo copias gratuitas. A día de hoy todavía no es rentable. El Times londinense pierde dinero desde que fue comprado en 1982 y apenas espera ver sus primeros beneficios este año.

'La compra de Dow Jones es una operación a largo plazo', explica Edward Atorino, analista de Benchmark Company. 'Probablemente invertirá en la creación de contenido y hará de Dow Jones y Journal las piezas angulares de su nuevo canal de información financiera', argumenta Atorino, con 30 años de experiencia como analista del sector. Para lograrlo, Murdoch tendrá que desactivar el acuerdo firmado entre CNBC y el Journal, vigente hasta 2012. 'Se las arreglará, si no, no lo hubiera comprado'.

Una familia dividida

Para algunos, el martes pasado fue un día negro para el periodismo, Para otros, la oferta era simplemente irrechazable. Los miembros de la familia Bancroft pusieron sus vínculos a prueba en una operación en la que padres se enfrentaron a sus hijos y hermanos confrontaron a sus primos.

Una de las que más se opuso, Leslie Hill, dimitió ayer de su puesto en el consejo de administración de Dow Jones.