Revista de prensa

Intel en Eurolandia

La competencia en el negocio de los procesadores es más feroz que nunca. Así que, naturalmente, la Comisión Europea decide otro pleito antitrust contra un titán estadounidense de la tecnología.

En una denominada declaración de objeciones presentada el viernes, los reguladores de la UE acusan al fabricante estadounidense de chips y líder del sector, Intel, de ofrecer a los fabricantes de ordenadores descuentos -prepárese- que están diseñados para mantener a su rival Advanced Micro Devices, o AMD, en el segundo lugar del mercado.

En la jerga de Bruselas, que estima 'abuso de una posición dominante', podría llevar a una multa de hasta el 10% de la facturación global al año de la compañía. En el caso de Intel, ésta podría ser tan elevada como de 3.500 millones de euros (...).

El caso contra Intel es el último en una serie de ataques de los reguladores de la UE contra las exitosas compañías tecnológicas de EE UU. Bruselas, aparentemente, está determinada a que si Europa no puede ser un líder en tecnologías de la información, puede convertirse al menos en el regulador mundial de la industria. Si esto sucede, el mundo está destinado a ser menos competitivo e innovador, bueno, tal como Europa.