Tesorería

La deuda con la Seguridad Social cae un 6,1% en el primer semestre

La deuda con la Seguridad Social pendiente de cobro en vía ejecutiva se redujo un 6,1% en el primer semestre del año respecto a igual periodo de 2006, hasta situarse en 3.600,03 millones de euros, según los datos presentados hoy por el director general de la Tesorería General de la Seguridad Social, Javier Aibar.

El número de deudores en vía ejecutiva cayó un 13,85% en el mismo periodo, hasta un total de 450.482. De junio de 2003 a igual mes del presente ejercicio, el volumen de deudores disminuyó un 23,5% y la deuda pendiente de cobro lo hizo en un 34,6%.

La vía ejecutiva se inicia una vez agotado el periodo voluntario de pago, a fin de recuperar las deudas pendientes con la Seguridad Social. Durante el primer semestre, los ingresos por cotizaciones en periodo voluntario se elevaron un 7,47%.

En este sentido, Aibar resaltó que la caída de la deuda contraída con la Seguridad Social y el aumento de los ingresos en periodo voluntario han reducido la tasa de morosidad con el sistema a ¢mínimos históricos¢, de forma que a principios de 2007 esta tasa se situó en el 1,07%.

¢Esto significa que de cada 100 euros que la Seguridad Social debe recaudar, 99 los consigue en vía voluntaria¢, explicó Aibar, que precisó que el objetivo que se ha marcado la Tesorería para este ejercicio es llevar la tasa de morosidad a niveles inferiores al 1%.

La disminución de la morosidad y los mayores ingresos en periodo voluntario son consecuencia de las actuaciones de control del fraude llevadas a cabo por la Seguridad Social en distintas áreas y centradas en el control preventivo a grandes y medianas empresas, derivaciones de responsabilidad y colaboración con entidades públicas y privadas.

Ingenieria contable

La TGSS reclamó un total de 229 millones de euros en el primer semestre dentro de las derivaciones de responsabilidad, es decir, aquellos casos donde la Seguridad Social busca el modo de hacer pagar a las empresas que han empleado técnicas fraudulentas para no abonar sus cuotas.

Se trata de empresas que recurren a ¢ingeniería jurídico-financiera¢ para eludir el pago de cuotas al sistema, llegando, en algún caso, a pagar a mendigos o presos para comprar su nombre y ponerles al frente de los consejos de administración. Estas personas no pueden responder a la deuda que la empresa tiene con la Seguridad Social al carecer generalmente de bienes propios.

Otra táctica frecuente consiste en que una empresa morosa con la Seguridad Social y que no tiene bienes para responder crea una nueva sociedad, cuyos propietarios y trabajadores acaban siendo los mismos que en la primera empresa.

Esta nueva sociedad, que lleva un nombre distinto, ¢empieza de cero¢, por lo que no tiene deudas con el sistema. Lo que hace la TGSS en estos casos es reclamar toda la deuda de la primera empresa a la segunda, apoyándose en el hecho de que los propietarios de ambas empresas y sus respectivas plantillan eran las mismas personas.