Sector inmobiliario

Las constructoras e inmobiliarias cotizadas han multiplicado su deuda por ocho desde 2001

Las constructoras e inmobiliarias que cotizan en la bolsa española han multiplicado por casi ocho veces su endeudamiento en los últimos seis años, de forma que si en 2001 sus deudas sumaban 14.430 millones de euros, en 2006 ascendían a 111.000 millones, según el último boletín de la CNMV.

En total, a cierre de 2006, el endeudamiento financiero bruto de las empresas cotizadas de sectores no financieros ascendía a 266.198 millones de euros, un 59% más que en 2005 y casi el doble que en 2001.

Este aumento obedece a la necesidad de diversificar y aumentar el tamaño de los negocios para competir en los mercados globalizados, así como al favorable entorno de los tipos de interés.

Ante este panorama, advierte el informe, un cambio en la tendencia de las variables fundamentales de la economía podría tener efectos adversos en la cuenta de resultados de las empresas más endeudadas por la subida de tipos y por el carácter cíclico del marco contable de referencia.

Según el informe, sólo en el último ejercicio las compañías del "ladrillo" duplicaron su deuda y absorbieron el 42% del endeudamiento total de las cotizadas no financieras, un porcentaje que en 2001 era del 10%.

Movimientos corporativos

Este aumento, añade el análisis, tiene su origen en las operaciones corporativas realizadas por las empresas del sector, principalmente por la toma de participaciones relevantes en compañías energéticas y la adquisición, por parte de Ferrovial, de BAA, el mayor gestor aeroportuario británico.

Además, en los últimos años las empresas y negocios inmobiliarios han incrementado la inversión apalancada en adquisición de suelo y de patrimonio en renta y han aumentado su presencia en otros países, especialmente en Francia.

El sector de comunicaciones casi ha duplicado su deuda, hasta los 58.700 millones de euros, tras las adquisiciones de la compañía británica O2 por Telefónica, que también compró los negocios en Latinoamérica de Bellsouts y Cesky Telecom.

Las cotizadas de transportes y autopistas elevaron su endeudamiento en un 326% entre 2001 y 2006, hasta los 23.462 millones de euros.

En este sector destaca el incremento de la deuda de Abertis tras la compra de la concesionaria de autopistas francesa Sanef, de la que asumió su deuda.

Por su parte, las firmas de energía y agua son las únicas que han disminuido su deuda, que ha pasado de 71.960 millones en 2001 a 59.190 millones en 2006, según el informe, que señala que, en general, durante este periodo han centrado su estrategia en el crecimiento endógeno de sus negocios básicos.

Con este descenso, el sector ha pasado de concentrar el 52% del endeudamiento total en 2001, ha reducir su peso al 22% el año pasado.