Turismo

El grupo asiático Six Senses llega a España con un proyecto de lujo

España es el primer país en Europa que contará con la presencia del grupo hotelero de origen asiático Six Senses. Esta cadena de superlujo gestionará el establecimiento Evason Jafre (en Gerona), propiedad de la cadena catalana Prestige. Además de Six Senses sólo el grupo Mandarín se ha atrevido a venir desde Asia.

El lujo asiático, aunque con cuentagotas, empieza a llegar a España. El grupo Six Senses, especializado en resorts de lujo en Asia, gestionará un centro termal y hotelero de cinco estrellas gran lujo situado en Jafre, en Gerona. El establecimiento (Evason Jafre), propiedad de la cadena catalana Prestige, será el primer proyecto del grupo en Europa.

Este primer establecimiento occidental requerirá para su construcción una inversión de 60 millones de euros. Abrirá sus puertas a finales de 2008. Dispondrá de 97 habitaciones, 45 de las cuales tendrán piscina privada de agua termal y jardín propio. Las suites dispondrán de una gran superficie (350 metros cuadrados) y disfrutarán de unas vistas hacia una parcela de 12 hectáreas con un bosque de pinos de 30.000 metros cuadrados.

El Evason tendrá, además, un spa de aguas termales, que según sus responsables, será el más grande de Europa (3.000 metros cuadrados).

Juan Marull, vicepresidente de Prestige, dice que 'el concepto de este nuevo hotel no lo conocemos aún en Europa'. Además de Six Senses sólo la cadena asiática Mandarin se ha atrevido a instalarse en España, en concreto, en Barcelona.

El cliente del Evason será mayoritariamente extranjero, sobre todo, de los principales países emisores como Reino Unido y Alemania. 'El precio medio de la habitación se sitúa en los 700 euros', dicen en la cadena catalana.

La construcción del Evason será de estilo catalán, siguiendo la arquitectura de la zona del Ampurdan, pero basándose en la filosofía Feng-Shui. La estructura se levantará en una única planta, y como mucho, en dos.

Con este activo, Prestige pasará a tener 1.252 habitaciones repartidas en nueve hoteles: cinco en Roses (Gerona), un hotel-boutique en el Paseo de Gracia, en Barcelona, un hotel de negocios delante de la Fira en Hospitalet de Llobregat (Barcelona) y uno de cinco estrellas en Jerez de la Frontera (Cádiz).

La cadena catalana ha anunciado que llevará a cabo un ambicioso plan de aperturas que le permitirá duplicar su oferta a finales de 2008, hasta los diez establecimientos.

Por su parte, Six Senses desarrolla y gestiona complejos hoteleros y spas desde 1995. La compañía es propietaria del complejo Soneva Fushi Resort en las Maldivas, que ha logrado varios premios. La empresa, cuya central se encuentra en Bagkok, opera actualmente ocho propiedades en Talandia (Phuket, Hua Hin y Samui), Maldivas y Ana Mandara en Vietnam.

Aterrizan de forma tímida

Las grandes ciudades españolas tienen una gran oferta de hoteles de cuatro y cinco estrellas. Aunque la calidad de estos establecimientos es muy alta, incluso superior a la de otros países europeos, existe un gran vacío en el segmento de gran lujo, que normalmente lo desarrollan las cadenas asiáticas. En Madrid, por ejemplo, que ha sumado más de 9.000 habitaciones en poco tiempo y que podría aumentar en 60.000, hasta el año 2012, sólo existen hoteles de cinco estrellas como el Urban, el Intercontinental, el Ritz o el Starwood. Lo mismo sucede en Barcelona, donde se encuentran el Carlton, un Starwood, un Hilton - aunque aquí hay que añadir la apertura del Mandarin-. Según los expertos, es muy difícil para ellos instalarse aquí 'por precio y por cultura'.