Mercado hotelero

La inversión hotelera bate nuevo récord en España

España es el tercer país europeo por inversión en hoteles. Aquí se han cerrado 42 operaciones de compraventa de establecimientos al año valoradas en 1.350 millones de euros, cifra que llegaría hasta los 1.780 millones de euros, si se suman valores no registrados oficialmente. Por delante sólo se encuentran Reino Unido (14.000 millones de euros) y Alemania (2.200 millones de euros). Esto significa que España ha logrado su récord de inversión y un 85% más que lo destinado el año anterior, según un informe elaborado por la consultora Irea.

A pesar de que la mayoría de las operaciones proceden de ventas de hoteles en la costa y en el segmento vacacional, lo cierto es que la mayor parte de la inversión, el 60%, viene de la compraventa de los hoteles situados en las ciudades. De las operaciones más sustanciosas, destacan las del Hotel Arts, en Barcelona, cuya venta fue valorada en 417 millones de euros, seguida del hotel Palace, en Madrid, por 385 millones. El Intercontinental de la Castellana, también urbano y de cinco estrellas, tuvo un coste de 140 millones.

Dentro de las ventas realizadas en el segmento vacacional, el 40% procedió de las operaciones cerradas en las Islas Baleares, debido principalmente a la venta de la cartera de diez establecimientos de Acorn Internacional al grupo Optursa, presidido por José Luis Carrillo (dueño de la desaparecida Air Madrid). Canarias y Andalucía concentraron el 13% del volumen con la venta de nueve establecimientos de Etursa, propiedad del granadino José Ávila Rojas al grupo Citymar.

Irea cree que este año la tendencia seguirá siendo la misma. De hecho, en los primeros meses de 2007 se contabilizaron 15 operaciones con 3.500 habitaciones vendidas. 'Existen varios factores positivos que favorecen estos movimientos', señalan desde la empresa. Uno de ellos, la cifra de negocio que avanzó considerablemente en el mercado urbano (crecimiento de los ingresos del 5%), lo que anima a los inversores a crecer en este segmento. Además, la fuerte subida de las cadenas de pequeño y mediano tamaño en la ciudad se establece como la fórmula más rápida de crecer.

Las promotoras, fondos de inversión y capital riesgo ven en el sector hotelero una buena oportunidad para desarrollarse y diversificar su negocio. Morgan Stanley considera España como un país estratégico para invertir y Carlyle ha mostrado su interés por el sector hotelero español.

Las grandes cadenas, en especial Sol Meliá, continúan los procesos de desinversión de activos menos estratégicos. Así, en 2006, Sol Meliá vendió el valenciano Rey Jaime a Expo Hoteles por 38,5 millones de euros y el mallorquín Vista Sol por 12,5 millones. De la misma forma, se ha comprometido a la venta del 50% del Meliá Colón de Sevilla a la promotora Verona Norte con el objetivo de convertirlo en el Gran Meliá, manteniendo su gestión por 35 años.

En cuanto a NH, últimamente ha sido objeto de varios movimientos, fruto de constantes rumores de opa, después del intento fallido por parte de Hesperia en 2004.

Esta última, con el 23,4% del capital, ha seguido presionando para conseguir representación en el consejo de NH, mientras Morgan Stanley ha entrado en el capital controlando el 5%.

En este contexto, la empresa ha anunciado la venta de Sotogrande por 700 millones de euros. Los fondos procedentes de la venta de la inmobiliaria controlada por NH servirán -según la consultora- para financiar parte de la operación en Italia y comprar la cadena Jolly.