Mercados

El fiscal pide 22 años para el gestor de Investahorro

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado una pena de 22 años y nueve meses de prisión para José María Navarro Sánchez, administrador único de Investahorro, una agencia que ocultó su situación de quiebra durante años, mientras captaba ahorros de inversores particulares. Hay 600 familias afectadas y el fraude asciende a unos 24 millones de euros.

El fiscal de la Audiencia Nacional ha acusado a Navarro Sánchez de la comisión de cinco delitos en la gestión de Investahorro, según el auto de apertura del juicio oral dictado por el Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, divulgado ayer por la agencia Efe. Los delitos de los que se le acusan son estafa, apropiación indebida, delito societario, insolvencia punible y falsedad en documento público. La fiscalía también ha pedido dos años de prisión para María Pilar Bernard Latorre, esposa de Navarro, por insolvencia punible. Hay otras 10 personas acusadas, la mayoría familiares de Navarro y además figuran como responsables civiles subsidiarios las firmas de inversión Espírito Santo, en calidad de propietaria de la antigua Benito & Monjardín, M&G Valores y Agenbolsa.

Tras años de retraso, los afectados confían en que el juicio comience pronto en la Audiencia Nacional, que también verá de forma inminente el caso de Gescartera, donde el fraude ascendió a 78,13 millones. Espírito Santo y M&G entre otras sociedades están declaradas responsables civiles porque Navarro operaba con estas firmas de inversión.

Pese a lo elevado de la petición del fiscal, es muy dudoso que el responsable de Investahorro cumpla la condena íntegra, dado que ya ha cumplido 70 años.

El caso la firma aragonesa Investahorro estalló el 30 de julio de 1998 cuando la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) abrió un expediente a la sociedad por falta muy grave. La estafa consistía en que Investahorro ofrecía a sus clientes intereses de hasta el 12% por sus depósitos, con la garantía añadida de devolución del capital. El problema, denunciado en casos como Fórum Filatélico o Afinsa, es que Investahorro estaba en quiebra y en realidad utilizaba las nuevas captaciones de capital para pagar los intereses de los anteriores clientes y mantener así el artificio de que se trataba de un negocio rentable. Cuando la situación se hizo insostenible y los inversores reclamaron su dinero, se encontraron con que no había fondos para pagarles. El caso ha afectado a 600 familias y el importe se eleva a 24 millones de euros.

'No había ninguna información fiable de cómo se invertía el dinero. Nadie estaba enterado de nada', reconoció en declaraciones a Cinco Días Eduardo García Osés, presidente de la Asociación de Afectados por la Crisis de Investahorro. Ante la pregunta de por qué invertían sin tener conocimiento alguno de lo que ocurría, la respuesta de Osés es sencilla: 'Porque funcionaba. Había gente que llevaba años cobrando y eso nos bastó para entrar'. Según un documento de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas de Ahorros y Seguros (Adicae), Investahorro ya nació defectuosa de origen. Investahorro nació en 1992 para ocultar la quiebra y absorber las deudas de Ahorro Leasing, una sociedad dirigida por el propio Navarro y a la que una serie de malas inversiones llevaron a la ruina.

El embaucador devoto de 'La Pilarica'

El caso Investahorro sigue punto por punto el modus operandi de los llamados chiringuitos financieros: rentabilidades jugosas con patrimonio garantizado y sin esfuerzo, una política muy agresiva de captación y el don de gentes de un gestor muy avispado.

'Pecamos de ingenuos y de ignorantes', reconoce Eduardo García Osés, presidente de la Asociación de Afectados por la Crisis de Investahorro. 'Navarro Sánchez se ganó a mucha gente diciéndoles que él era un gran devoto de la Virgen del Pilar Patrona de Aragón y luego nos llevaba a unas oficinas impresionantes, con unas secretarias muy guapas. Nos daba un dinero cada mes, pero no teníamos ni idea de cómo manejaba el dinero. Pagaba con cheques en blanco, un escándalo... Navarro es el retrato exacto de Tartufo el impostor protagonista de la famosa comedia del dramaturgo francés Molière'. García Osés preside una organización que agrupa a 240 de las 600 familias afectadas. El paso del tiempo ha añadido un doble padecimiento: 16 de sus afiliados han fallecido sin llegar a ver el comienzo del proceso en la Audiencia Nacional.