Petición

La Unión Europea exige a Sarkozy que cumpla con el déficit cero en el año 2010

El primer ministro de Portugal y presidente de turno de la Unión Europea recordó ayer al presidente francés, Nicolas Sarkozy, que su Gobierno deberá cumplir el objetivo de estabilidad presupuestaria en 2010 y no en 2012, como es la intención del nuevo mandatario galo.

La reunión de ministros de Economía de la zona euro (Eurogrupo), que se celebrará el próximo lunes se presenta controvertida. La intención del nuevo presidente francés, Nicolas Sarkozy, es acudir a dicho encuentro para explicar a los responsables económicos de los Doce sus planes de retrasar la consecución del equilibrio presupuestario a 2012, con lo que no cumpliría el compromiso alcanzado por los Doce el pasado mes de abril, cuando acordaron alcanzar el déficit cero en 2010.

Sin embargo, los planes de Sarkozy recibieron ayer nuevas críticas, después de las lanzadas recientemente por el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, o el comisario de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, entre otros.

El encargado de dar un nuevo tirón de orejas al mandatario francés fue el presidente portugués, José Socrates, quien advirtió a Francia que debe cumplir con sus compromisos presupuestarios para no poner en riesgo la estabilidad del euro.

'Es muy importante para la moneda única y para todo el sistema que todos los países respeten sus compromisos presupuestarios (...) Tenemos que dejar claro que necesitamos una política presupuestaria muy estricta y eso se aplica en todas partes, ya sea Portugal, Francia o cualquier otro país', dijo Sócrates.

Dicho esto, el presidente de turno de la Unión Europea desde ayer, admitió que 'cualquier propuesta que haga un Estado miembro tiene que considerarse y discutirse. Si el presidente francés quiere discutir una propuesta no se le puede decir que no'; ya que, según añadió Sócrates, 'en Europa no rige el pensamiento único'.

Más beligerante se mostró el ministro portugués de Finanzas, Fernando Teixeira Santos, al indicar: 'cada país tiene derecho a tener su política presupuestaria, pero ésta debe mantenerse en el marco de la sostenibilidad', tras lo que añadió que en este asunto no tiene intención 'de ser amable con Francia ni, en concreto, con Sarkozy'.

Teixeira explicó que el compromiso francés de cumplir con el equilibrio presupuestario es sólo político y, por lo tanto, no tiene validez jurídica, pero un incumplimiento supondría un problema político y, por ello, confía en que la presión de los demás países de la UE haga que París lo respete.

Por otra parte, en esta misma rueda de prensa, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, y el propio Sócrates rechazaron de forma categórica volver a reabrir la negociación del futuro Tratado europeo, como pretende Polonia. Sin mencionar directamente a Varsovia, Sócrates y Barroso coincidieron en que la principal prioridad comunitaria es redactar rápidamente ese documento sin renegociar lo ya acordado.

Por último, Barroso instó después de la reunión a reforzar en la UE la cooperación contra el terrorismo para mejorar la prevención de atentados como el del fin de semana en el aeropuerto de Glasgow (Reino Unido).