CincoSentidos

Los Stones llegan a Madrid con un seguro millonario

Les llaman satánicas majestades y bien podrían apellidarse irregulares e impredecibles. Los geniales The Rolling Stones, la banda que, tras triunfar en Barcelona, reúne esta noche en Madrid a unos 45.000 incondicionales, según cálculos del promotor del concierto, Gay Mercader, se han convertido en una incierta lotería para organizadores y aseguradoras. La gira europea A Bigger Bang arrancó el 5 de junio en Werchter (Bélgica) y tiene su punto final el 21 de agosto en Londres. Serán 27 conciertos y centenares de implicados en el negocio cruzan los dedos para que no fallen en ninguna de las citas.

Su fama les precede y, por si hubiera problemas de voz, cualquier tipo indisposición física o una borrasca inesperada, cada uno de estos conciertos está respaldado con un seguro que cubre daños hasta los tres millones de euros, según fuentes del sector asegurador. 'La información sobre el seguro es interna y no podemos desvelar nada al respecto', cita un portavoz de Gamerco, una de las pioneras en la organización de eventos musicales en este país, fundada por Mercader en 1973.

Entradas de 250 euros

Sólo en entradas, la comparecencia de la banda británica en el estadio Vicente Calderón moverá entre 4,5 millones y 5 millones de euros, con precios que alcanzan los 250 euros por pase. Ayer, con 4.000 localidades aún por vender, el sitio web Global Ticket sólo ofrecía ya los asientos más caros.

La minigira de cuatro conciertos por España ha sido entendida por la prensa especializada como una forma de compensar a los miles se seguidores que el pasado verano vivieron el chasco de la temporada. La caída del guitarrista Keith Richards de un cocotero y la afonía de Mick Jagger obligaron a suspender el tour 2006, donde se enmarcaban los conciertos de Valladolid y El Ejido.

Si pasara algo semejante en Madrid los promotores cuentan con un consorcio de aseguradoras internacionales que cubren hasta los citados 3 millones por evento en caso de cancelación por climatología adversa, incomparecencia de los mitos y otras causas de fuerza mayor. Visto el historial de cancelaciones del grupo de sexagenarios, la prima que ha pagado la promotora puede alcanzar el 17% del capital protegido. Es decir, hasta 510.000 euros por cada una de las veladas que han anunciado en España (tras la de Madrid, sólo queda la de la localidad almeriense de El Ejido, previsto para el día 30).

'Los macrotours como el de los Rolling llegan a enfrentarse a una limitada capacidad del mercado asegurador', dice María Martín, especialista de la unidad de grandes eventos de la consultora de riesgos Marsh. La experta señala que, en busca de amparo, no sólo los promotores corren a cobijarse bajo el paraguas de un seguro: 'Patrocinadores, televisiones y hasta el propio grupo buscan su hueco en el sector asegurador'.

Espectáculos como el que se espera esta noche precisan una póliza a medida del riesgo de lluvia que presenta el mes, de la ciudad donde se celebran, del número de espectadores, de la seriedad de los protagonistas, el volumen de ingresos previsto, etcétera. 'Lo normal es que en un concierto se aseguren los gastos de producción más el caché del artista o grupo', argumenta María Martín.

El Calderón vibrará con Streets of love, del último disco, o la mítica Satisfaction. Jagger, Richards, Watts y Wood prometen que están en mejor forma que nunca. Han vuelto a España y, si al final no cantan, como dice Jagger en Angie, 'no podrán decir que no lo intentamos'.

Nuevo intento

Music Frog vuelve a ser la empresa que intente llevar a los Stones a la localidad almeriense de El Ejido tras el chasco de 2006. El concierto está anunciado para el próximo sábado y la venta de entradas lleva un ritmo, según los organizadores, de 1.500 al día.

La mala reputación del cantante se paga

Currículos de estrellas como Luciano Pavarotti o Barbra Streisand están jalonados de éxitos en los principales escenarios del mundo, unas veces, e incomparecencias en otras muchas ocasiones.

La consultora de riesgos y correduría de Seguros Marsh también mete en el grupo de los de echarse a temblar al español Joaquín Sabina y señala ejemplos de grupos juveniles, como La Oreja de Van Gogh, David Bisbal y El canto del Loco, entre los que no suspenden ni por lluvia. Para los unos, las primas del seguro llegan al 17% de la suma asegurada, mientras que por cubrir un concierto de los otros, la tarifa baja considerablemente.

Acostumbradas a la vida desordenada de unos pocos artistas y a la exigencia que soportan todos durante las giras, las aseguradoras incluyen en sus contratos la mediación de médicos independientes cuando surgen problemas físicos como la pérdida de voz en un cantante. En cuanto reciben el certificado del doctor, a la entidad no le queda otra salida que pagar. 'El abuso de las drogas o el alcohol quedan fuera de las coberturas', subrayan desde Marsh.

Uno de los casos extremos tuvo como protagonista al que fue bajista de The Who, John Entwistle: el músico falleció en 2002 tras consumir cocaína, lo que motivó la cancelación de la mitad de una gira. Ejemplos como este quedan fuera de las opciones asegurables.