Banca

Inversis prevé superar este año su objetivo de beneficio y ganar entre 7 y 8 millones

Inversis espera cerrar un ejercicio brillante. El banco, propiedad de Caja Madrid, la CAM, Indra, El Corte Inglés, Cajamar, Terra y Banca March, prevé obtener un beneficio neto de entre 7 y 8 millones de euros, frente a los 6 millones que la entidad se había marcado a comienzos de año. El resultado final, según el consejero delegado de Inversis, Fernando Herrero, dependerá de la cantidad que los socios decidan destinar finalmente a nuevas inversiones.

De cualquier modo, esta cifra supondrá más que triplicar las ganancias de 2006, cuando la entidad consiguió por primera vez un resultado positivo de 2,1 millones de euros. Arrancó a finales de 1999 como broker por internet, pero hasta 2002 no pudo operar como banco.

A finales de mayo, Inversis gestionaba un volumen de 10.700 millones de euros en fondos de inversión. De esta cifra, 8.400 millones correspondían a clientes institucionales y los 2.300 millones restantes a particulares. En total, tiene 64.500 usuarios. Un salto de tamaño al que ha contribuido la adquisición de Safei a mediados de 2005.

La entidad, cuya principal seña de identidad es que sólo comercializa fondos de terceros, quiere ahora potenciar otra de sus áreas de negocio: la renta variable.

Su propósito es convertirse 'en la entidad de referencia en distribución de renta variable a particulares', según explicó ayer Carlos Moreno de Tejada, subdirector y director comercial de la entidad.

Para ello, ha tomado varias iniciativas. Entre ellas, el lanzamiento de una web de derivados, reforzar la plantilla de la mesa de operaciones de renta variable, la puesta en marcha de una web denominada Heavy Trader (para inversores muy activos) y sacar un supermercado de ETFs.

La meta es conseguir en un plazo de un año un aumento de su cuota de intermediación de medio punto, hasta alcanzar el 1,5%, con lo que igualaría su presencia en este segmento con otros actores como Barclays.

Otro de los objetivos es equilibrar el reparto de los ingresos por comisiones. Quieren que los procedentes de los fondos de inversión representen dentro de 18 meses dos tercios del total y los de la operativa en renta variable un tercio. Actualmente, la proporción es de tres y un tercio, respectivamente.