Previsiones

El consumo privado se moderará este año por la subida de tipos, según Caixa Catalunya

El consumo privado moderará su crecimiento este año en toda la geografía española afectado por el alza de los tipos de interés y una ralentización de la actividad inmobiliaria, según el informe sobre el consumo y la economía familiar de Caixa Catalunya. El estudio prevé un crecimiento medio para 2007 del 3,4% frente al 3,7% de 2006. Por comunidades, Cataluña, Madrid, Andalucía y Comunidad Valenciana concentrarán el 60,1% del consumo de los hogares españoles en 2007.

Según el informe, el crecimiento del consumo oscilará este año entre el 4,1% de Navarra y el 2,3% de Asturias frente al 4,2% y 2,5% de 2006, respectivamente.

Así, el grupo de comunidades autónomas con un mayor dinamismo del gasto familiar está formado por ocho comunidades lideradas por Navarra (4,1% desde el 4,2% en 2006) y Andalucía y La Rioja (ambas con un avance del 4,0% desde el 4,1% el pasado año). También forman parte de este grupo Castilla-La Mancha y la Comunidad Valencia, con sendos avances del 3,9% (4,0% en 2006 en las dos), y Aragón, Canarias y Cantabria, con un 3,6% de incremento del gasto familiar (3,8%, 4,8% y 3,8% en 2006, respectivamente).

En Baleares y Extremadura, el consumo privado crecerá este año un 3,4% (3,5% y 4,5% en 2006, respectivamente), mientras que en el resto de comunidades el consumo familiar se prevé tenga menor dinamismo relativo respecto a la media de España. En Asturias el crecimiento crecerá por debajo del 3% (2,3% frente al 2,5% de 2006), en Galicia el 3,1% (3,3%), en Castilla y León 3,1% (3,3%) y País Vasco 3,2% (3,3%).

Descensos en la mayoría de comunidades

La mayoría de comunidades autónomas registrarán una desaceleración de una o dos décimas en la tasa de avance interanual del consumo privado, aunque superará el punto porcentual en los casos de Extremadura (-1,1) y Canarias (-1,2).

El aumento de los tipos de interés reales, que aumentan el atractivo del ahorro y endurecen las condiciones de financiación de las familias, y la dinámica menos expansiva de la riqueza inmobiliaria son los factores decisivos en la desaceleración del consumo privado, según el informa de Caixa Catalunya.