Finanzas

¿Cuánto gana tu banco contigo?

De un tiempo a esta parte, las entidades bancarias no dejan de sorprendernos con nuevas ideas mediante las que intentan potenciar tanto la adhesión de nuevos clientes como la permanencia de los ya existentes. Hipotecas en las que los intereses restan en vez de sumar durante los primeros años o depósitos que dependen del resultado de la liga de fútbol son sólo un ejemplo de la innovación que está revolucionando un sector tan tradicional como el de la banca.

La última vuelta de tuerca la ha dado hoy Caja Navarra (CAN), tras anunciar que informará a cada uno de sus clientes de cuánto beneficio le generan anualmente y qué cantidad del mismo es destinado por la caja a la obra social, con detalle de los proyectos en los que se ha invertido.

El director general de la entidad, Enrique Goñi, ha explicado en la rueda de prensa de presentación de este nuevo "acercamiento a los clientes" que, mediante esta iniciativa pretenden ampliar los derechos de los clientes, compartir con ellos la información "más sensible" y animarles a que pregunten al resto de entidades "cuánto ganan con ellos y si pueden elegir el destino de los fondos de la obra social".

El próximo 18 de junio, la entidad remitirá a sus clientes 650.000 cartas con toda la información. Por ejemplo, un cliente con un saldo medio de 6.300 euros, un préstamo de 54.000 euros, una tarjeta de crédito y dos de débito recibirá una misiva en la que le expliquen que ha generado 133,72 euros de beneficio a la entidad, de los que 64,76 euros se han destinado a los tres proyectos de obra social que había elegido y en la proporción que había pedido.

Tratar a los clientes 'como accionistas'

Una novedosa estrategia con la que la entidad pretende también avanzar en el objetivo de ganar 200.000 clientes en cuatro años, hasta llegar a los 820.000 usuarios, e incrementar la vinculación de los que ya tiene.

El ejecutivo admitió que tras saber lo que la entidad gana con cada uno de ellos algunos clientes querrán probablemente negociar los precios que pagan, pero también tenderán a preguntar a otras entidades cuánto beneficio les generan. Aun así, no esperan generar ningún malestar entre la competencia y, mucho menos, entre otras cajas, y aseguran que celebrarían que el resto de entidades les imitaran, porque lo que pretenden es que los ciudadanos tengan más información y "terrenos de juego más amplios".

Caja Navarra, según Goñi, quiere tratar a los clientes como accionistas, es decir, personas con derechos en la compañía, a quienes se informa de la evolución del negocio y de los resultados, se solicita la aprobación del reparto de dividendos y se le da la posibilidad de elegir dónde invertirlo.