Fin de la tregua terrorista

Zapatero reclama el apoyo de todos para hacer frente al terror de ETA

La ruptura de la tregua a nueve meses de las legislativas ofrece al Gobierno margen para reaccionar.

Zapatero reclama el apoyo de todos para hacer frente al terror de ETA
Zapatero reclama el apoyo de todos para hacer frente al terror de ETA

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, informó el pasado lunes a algunos grupos parlamentarios de la intención de ETA de formalizar el fin de la tregua, quince meses de un relativo silencio interrumpidos por la bomba de la Terminal 4 de Barajas que arrojó el balance de dos víctimas mortales. Rubalcaba se adelantó de esta forma al comunicado que la banda emitió en la madrugada de ayer, en el que anuncia su intención de retomar la violencia 'en todos los frentes'. No obstante, hay una laguna informativa sobre la envergadura de los planes de ETA, ya que ninguna de la fuentes de las que se nutre el Gobierno concreta objetivos concretos de la organización.

A nivel operativo tiene relativa importancia puesto que el grueso de la protección policial y privada fue activado al completo el pasado mes de enero, después del comunicado en el que ETA, tras el atentado de Barajas, anticipaba su regreso a las armas. Fuentes gubernamentales consideran que desde entonces la tarea de Batasuna ha consistido en preparar el regreso de ETA a sus postulados clásicos, plasmados en el comunicado dado a conocer ayer: derecho de autodeterminación y reivindicación de los siete territorios que competen al País Vasco español y al francés.

José Luis Rodríguez Zapatero reaccionó ayer a la última puesta en escena de ETA con una declaración institucional en la que prioriza su interés en conseguir un 'respaldo unánime' de todos los grupos políticos. Se trata de un llamamiento implícito al líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, para que marque un antes y un después en la dura ofensiva desplegada contra el Gobierno desde que ETA inició en marzo del año pasado su alto el fuego. 'Me esforzaré por lograrlo el respaldo porque eso es lo que quiere la inmensa mayoría de los españoles y es lo que necesita la mayoría de nuestro pueblo', subrayó el presidente. En esta declaración, Zapatero no despreció su interés en conseguir el fin del terrorismo. 'Más temprano que tarde, la sociedad española conquistará definitivamente la paz. Me empeñaré en que se alcance cuanto antes', sentenció.

Esta apuesta de futuro en un día como el de ayer sirvió de pretexto al líder del Partido Popular, Mariano Rajoy, para solicitar al presidente que no haya 'ninguna cesión ni negociación' con ETA y articule todos los 'mecanismos de un Estado de Derecho' contra la banda armada. Estas invitaciones genéricas contrastaron con las exigencias que planteó en el Congreso el portavoz del Grupo Popular, Eduardo Zaplana, mucho más explícitas: ilegalización de Acción Nacionalista Vasca (94.825 votos y 439 concejales logrados el pasado 27-M), regreso del etarra De Juana Chaos a prisión y cambio radical de criterio en la Fiscalía General del Estado que dirige Cándido Conde Pumpido. La razón de este contraste, según fuentes del PP, descansa en las dudas que Rajoy tiene sobre la reacción real del Gobierno en los próximos días ante el comunicado de ETA y en la lógica de que éste va a ser un debate de largo recorrido.

Fuentes gubernamentales confirmaron ayer que la ruptura del proceso no ha supuesto para Zapatero sorpresa alguna, entre otras razones porque Batasuna ha venido precalentando la decisión de ETA desde hace, al menos, cinco meses. El último aviso lo recibió el Gobierno la semana pasada en el diario Gara, portavoz de la izquierda aberzale. En un artículo destacado que se atribuye a fuentes próximas al portavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, se advertía de que el alto el fuego no iba a ser 'eterno' y de que a la vista de los pobres pasos dados por Zapatero para afianzar el proceso de paz, a la izquierda aberzale le resultaba igual que gobernara el PSOE o el PP.

Sin embargo, los hechos objetivos demuestran que ETA ha roto formalmente el silencio después de las elecciones autonómicas y municipales y, quizá lo que es más significativo, a nueve meses de las elecciones generales, cuando el presidente del Gobierno puede disponer todavía de amplio margen para modular los frentes de la lucha antiterrorista corrigiendo, incluso, criterios que ha dado por buenos desde que inició su singular proceso de paz.

Este proceso encalló con nitidez el pasado agosto, cuando ETA cambió a Batasuna y al propio Ejecutivo las reglas de juego sobre las que habían hecho descansar el posible final dialogado de la violencia. La premisa aceptada por ambas partes partía de priorizar el diálogo técnico, equivalente al abandono de la violencia a cambio de la relajación de la política penitenciaria, sobre la negociación política, que abarcaba asuntos mucho más espinosos: futuro de Navarra y derecho de los vascos a decidir, reconvertido ayer de nuevo por ETA en su comunicado en el derecho a la autodeterminación. La organización terrorista observó que el proceso se le escapaba de las manos dada la tendencia mayoritaria de Batasuna a consolidar el camino hacia la paz y dio un golpe de mano que cambió las reglas de juego para todos los actores: a partir de entonces, lo primero fue despejar el engarce de Navarra en el proceso y la concreción del derecho a decidir. De esta forma, el futuro de los presos se colocó en último lugar.

La lógica resistencia de Zapatero a encarar una negociación sobre estas nuevas bases tutelada por las pistolas, desembocó en el atentado contra la T4 de Barajas. Las muertes de dos ciudadanos ecuatorianos significó un antes y un después en un proceso que Zapatero ya presumía condenado al fracaso. No obstante, desde entonces han transcurrido seis meses sin atentados, en los que el Gobierno ha intentado sin éxito recuperar las bases de partida del proceso.

Resumen comunicado

1. ETA regresa en el anuncio publicado ayer a sus postulados clásicos al reivindicar la 'independencia de Euskal Herria' dentro de un 'marco único que incluya a Navarra' y englobe también a los territorios franceses de 'Lapurdi, Baja Navarra y Zuberoa'. La banda propone 'construir el futuro de nuestro pueblo con los siete territorios unidos'.

2. La autodeterminación vuelve a configurarse como una de las premisas esenciales de la banda para articular cualquier diálogo, aunque mantiene que en estos momentos 'no existen las condiciones democráticas mínimas que se requieren para realizar un proceso de negociación'. ETA hace suyo el respaldo conseguido por Acción Nacionalista Vasca en las elecciones del 27-M, pero al mismo tiempo resta legitimidad a esta convocatoria.

3. Anuncian su decisión de actuar 'en todos los frentes' a partir de esta medianoche (cero horas del miércoles) 'en defensa de Euskal Herria', mediante el uso de 'las armas'.

El PNV ofrece la recomposición de un pacto antiterrorista

La propuesta genérica que hizo el presidente del PNV, Josu Jon Imaz, antes de las elecciones autonómicas y municipales para recomponer el pacto antiterrorista sobre nuevas bases no surgió de la improvisación. El portavoz del Grupo Vasco en el Congreso, Josu Erkoreka, volvió a formular ayer al Gobierno y, sobre todo, al PP, la misma oferta, con la variante de que ya se conocía el cierre del proceso de paz certificado por ETA. Erkoreka emplazó a las principales fuerzas políticas a sumase a un nuevo acuerdo que tenga como prioridad acabar con la violencia terrorista y que se nutriría de la solidaridad con las víctimas del terrorismo y de la aplicación estricta del Estado de Derecho sin utilizar 'mecanismos de excepción'.

De esta propuesta y de cómo afrontar el futuro hablarán José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy en el Palacio de La Moncloa el próximo lunes, una cita cerrada ayer por ambas partes horas después de conocerse el comunicado de ETA.

En la dirección del PSOE se tiene escasa confianza en que el PP prescinda de la lucha antiterrorista como arma electoral, a la vista de la actuación que ha tenido el principal partido de la oposición desde que ETA inició el alto el fuego en marzo del año pasado. No obstante, las tendencias apuntadas por las elecciones del pasado 27 de mayo hacen conferir al Gobierno algunas esperanzas de que el PP module algo su discurso para acercarse al electorado más moderado, un dato que todavía está por constatar.

Francia reitera su apoyo contra la banda terrorista

El Ministerio de Asuntos Exteriores francés lamentó ayer la 'mala noticia' del fin del alto el fuego. El portavoz gubernamental, Jean-Baptiste Mattei, manifestó su rechazo al anuncio de ETA y reiteró el apoyo de Francia al Gobierno español en la lucha contra ETA. Según Mattei, 'esta mala noticia confirma el rechazo de la organización terrorista a poner fin a la violencia, que expresó con el atentado de la T-4 y que costó la vida de dos personas'.

El anuncio del fin de la tregua no ha sorprendido a expertos franceses antiterroristas consultados por Efe. La afirmación de que ETA 'actuará en todos los frentes', incluida en el comunicado hecho público ayer, suscita en algunos de ellos la preocupación de que la banda pueda empezar a atentar en Francia, después de una campaña de pequeños atentados en los últimos meses en el País Vasco francés. Estas mismas fuentes recordaron la amenaza expresada por dos etarras que fueron juzgados hace dos meses en suelo francés. 'Mientras que Francia no se implique en una solución al conflicto en el País Vasco, nos tendrá enfrente', dijeron en una de las sesiones.