Esponsorización

El Real Madrid negocia el patrocinio de Bwin, a la que denunció en 2005

El dinero reconcilia a los enemigos. En 2005, el Real Madrid denunció a la casa de apuestas Betandwin (ahora Bwin) por uso ilegal de su imagen. En 2007, todo parece indicar que el club lucirá el nombre de la empresa por unos 15 millones anuales.

El club madrileño, según distintos medios deportivos, lucirá en su camiseta el nombre de Bwin, la casa de apuestas deportivas de origen austriaco durante los próximos tres años, con un cuarto opcional. Los ingresos anuales que percibirá la entidad deportiva ascenderán a 15 millones de euros y unos ingresos anuales de 21 millones de euros fijos, más cuatro en incentivos, según El Periódico. Los portavoces oficiales del club no quisieron confirmar ayer la noticia.

Bwin sustituiría a Benq, el fabricante de teléfonos móviles que entró en quiebra el año pasado.

El Real Madrid y la casa de apuestas, sin embargo, no siempre estuvieron tan de acuerdo. A finales de febrero de 2005, la entidad deportiva, todavía bajo la presidencia del presidente de ACS, Florentino Pérez, convocó a los medios de comunicación en una rueda de prensa multitudinaria para anunciar la presentación de una denuncia contra Bwin y otras seis casa de apuestas por uso ilegal de la imagen.

'Se ha comprobado que estas sociedades de apuestas en internet utilizan el nombre del Real Madrid y el de sus jugadores sin ningún tipo de autorización, incluso en numerosas ocasiones usan fotos y dibujos de estos futbolistas con la camiseta y el escudo del Real Madrid', sostuvo entonces el club a través de un comunicado. Jugadores como Zinedine Zidane, Raúl González, David Beckham, Luis Figo y Ronaldo presentaron también sendas querellas.

El caso fue encargado a Jean Louis Dupont, conocido por el caso Bosman (propició que los jugadores europeos no fueran tratados laboralmente como extranjeros en equipos de fútbol europeos) y por representar a la Federación Catalana de Patinaje para que ésta fuera admitida en la Federación Internacional de ese deporte. La denuncia sigue en pie, según confirmaron ayer fuentes de una de las otras empresas denunciadas por el Real Madrid.

Claro que las cosas han cambiado mucho desde entonces. Florentino Pérez ya no está en el club, al igual que su director general, Emilio Butragueño y el directivo Carlos Martínez de Albornoz, quien abandonó el club para entrar en ña eléctrica Unión Fenosa. El nuevo presidente, Ramón Calderón, surgido de unas polémicas elecciones, ha buscado una alternativa a Benq. En principio, sonaron nombres como las eléctricas Eon o Endesa. Finalmente, se ha negociado con una empresa que ya estuvo en negociaciones con el mayor rival del club, el F. C. Barcelona.

La entidad que preside Joan Laporta rechazó en 2004 llegar a un acuerdo con la casa de apuestas por considerar que no era un acuerdo que se ajustaba a la filosofía azulgrana, aunque sí figura en su portal como partner de la empresa. Bwin, inmersa en un proceso de expansión, tocó entonces a la puerta del A. C. Milan de Silvio Berlusconi, que aceptó lucir su nombre.

540 millones de euros de pérdidas en 2006

Bwin es una empresa sumamente opaca, muy poco dada a dar explicaciones a los medios de comunicación, o, siquiera, responder a las llamadas. Los únicos datos que ofrece son los que su matriz, Bwin Interactive Entertainment, está obligado a facilitar a la Bolsa vienesa, en la que cotiza.

El año pasado, la compañía facturó 381,2 millones de euros, el 165% más que el ejercicio anterior. Su expansión, sin embargo, llevó a un alza del 254,1% en los gastos hasta 329,9 millones, lo que llevó a la compañía a unas pérdidas de 539,9 millones, los terceros números rojos desde 2000. En 2005 lograron ganar 6,4 millones.

El Madrid, eso sí, está acostumbrado a que sus patrocinadores registren pérdidas: éste ha sido el caso de Benq, Zanussi, Parmalat, Otaysa o Kelme.