EDITORIAL

Algo se mueve en el PIB

La economía española lleva más de medio año creciendo a un ritmo superior al 4%, impulsada sobre todo por la recuperación de Alemania. El sector exterior sólo resta ya siete décimas al avance del PIB, cuando hace un año ejercía un presión contractiva muy superior. Pero este ligero trasvase de responsabilidades hacia la demanda externa se ve también ayudado por una recuperación de la inversión en bienes de equipo, a la vez que se mantiene pujante la de construcción, y, como en trimestres anteriores, el consumo privado. El patrón de crecimiento se corrige lentamente. Pero se precisan nuevas reformas de gran calado para que este cambio no sea flor de un día. Cierto es que hay un repunte de la productividad, en parte generado por un aumento de la industria y una reducción de su empleo. Los cambios tienen que fortalecer las variables formativas y tecnológicas que mejoran la productividad sostenida.