Aerolíneas

JetBlue retira a su fundador de la dirección de la empresa

David Neeleman consejero delegado de la aerolínea estadounidense JetBlue fue ayer relevado de su cargo por su propio consejo. Tres meses después de que una tormenta en la costa Este de EE UU desatara una fuerte crisis en la empresa, Neeleman deja de ser el máximo responsable de esta empresa que fundó en 1998 para convertir en la octava del sector y de la que es su mayor accionista individual (posee el 6%).

Pese a esta posición, este hombre de 47 años aseguraba ayer que abandona el puesto a sugerencia del consejo, 'que ha presentado la moción de una forma que realmente tiene mucho sentido'. El hasta ahora director, David Barger, reemplazará a Neeleman, quien admitió ayer que 'no es un gestor del día a día, no es algo que me divierta'.

La salida de Neeleman, que queda como presidente no ejecutivo, es el último cambio de momento en una aerolínea de bajo precio que fue un éxito desde su lanzamiento pero cuyas estructuras no se han adaptado a las necesidades de una demanda y oferta mayor. La crisis explotó el 14 de febrero cuando una tormenta cerró el aeropuerto de Nueva York JFK. Los sistemas y la administración de JetBlue se colapsaron y durante seis días hubo cancelaciones de un tercio de 1.700 vuelos en todo el país. Unos 130.000 pasajeros quedaron desatendidos.

El episodio de San Valentín costó a la compañía parte de su buena imagen, además 41 millones de dólares, una mala noticia cuando en los últimos dos años la mayoría de los trimestres arrojaban pérdidas. JetBlue trató de corregir el borrón en su imagen con un compromiso con los derechos de los pasajeros y disculpas multimedia (televisión, prensa e internet) por parte de Neeleman.

Desde entonces JetBlue ha empezado a hacer cambios en los sistemas de reservas y atención al público y ayer presentó el relevo de su jefe como parte de este cambio de rumbo.

A pie de escalerilla

¦bull; Los analistas creen que David Neeleman no es un gestor aunque sí un visionario inquieto. Cuando lanzó JetBlue llegó a atender a pasajeros y ayudó con las maletas. Durante la crisis de febrero se presentó en el aeropuerto JFK para pedir disculpas personalmente.