EDITORIAL

Cerco a los 'hedge funds'

Son el activo de moda para los inversores, pero también uno de los que más preocupa por sus riesgos potenciales. Hasta la fecha, la mayoría de los Gobiernos han optado por una supervisión pública mínima. Pero su vertiginoso crecimiento -los hedge funds gestionan ya más de dos billones de dólares en todo el mundo-, y el hecho de que cada vez un mayor porcentaje de su patrimonio proceda de fondos de inversión en los que participan los pequeños y medianos ahorradores -un 40%, según un instituto de estudios independiente-, explica el interés renovado por ampliar su vigilancia. La iniciativa alemana de regular esta industria no cuenta, aún, con demasiados apoyos. El Ecofin, como antes EE UU o el G-7, renuncia a modificar la legislación, quizá porque sería cambiar las reglas del juego a mitad de la partida. En todo caso, es reseñable que las propuestas de vigilancia y control encuentren cada vez más eco. Es la base para empezar.