Iñaki Azkuna

'Bilbao debe mantener su influencia económica'

El actual primer edil de Bilbao busca renovar de nuevo un mandato al frente del Gobierno de la capital vizcaína. De conseguirlo, sería su tercera etapa al mando del ayuntamiento, lo que supondría un hito histórico.

Iñaki Azkuna (Durango, Vizcaya, 1943) se prepara para conseguir ser alcalde de Bilbao por tercera vez consecutiva representando al PNV. Hombre apacible, ocurrente, pero con carácter cuando manifiesta abiertamente lo que piensa, ha conseguido conciliar intereses dentro de su partido para salir elegido, sin problemas, candidato. Médico especializado en cardiología y radiología, profesor universitario y ex consejero del Gobierno vasco, apuesta por que la capital vizcaína mantenga su tradición empresarial y para que no pierdan los centros económicos de decisión.

El pasado año manejaron el presupuesto más expansivo en la historia del Ayuntamiento de Bilbao, con más de 500 millones. ¿Piensan mantener ese ritmo?

Dependerá. Hemos tenido dos años muy buenos pero hemos seguido reduciendo deuda.

'No he pensado en ningún tipo de alianzas después de las elecciones'

'Está muy claro que ciudades como Madrid arrinconan al resto'

'Mantendremos nuestra estrategia de reducción de la deuda municipal'

¿Era grande el agujero financiero?

Cuando llegamos ascendía a 35.000 millones de las antiguas pesetas (214 millones de euros) y ahora se sitúa entre los 49 y los 55 millones de euros.

¿Si usted es elegido alcalde, continuará con la política de rebajar la deuda?

Sí, mantendremos nuestros plan para soltar lastre, pero eso no significa que dejaremos de invertir en la mejora de los barrios de Bilbao.

Habla usted de los barrios, pero la oposición le achaca que sólo se preocupa por los del centro de Bilbao...

Es incierto. Ese tema es algo de lo que está haciendo bandera el candidato del Partido Socialista de Euskadi. Creo que no vive en Bilbao.

Pero no negará que el centro de la capital vizcaína ha experimentado un cambio profundo tras realizarse grandes inversiones.

Mire, la regeneración de Abandoibarra ha sido producto de una crisis y de la actuación de Bilbao Ría 2000, sociedad que ha conseguido aglutinar los intereses públicos y privados y que se constituyó, en gran parte, gracias a un acuerdo político entre la Administración central y la vasca. El presupuesto que hemos manejado ha ido casi integro a los barrios.

¿Puede cualificar estas inversiones?

Hemos gastado 150 millones en los barrios, lo que no se había hecho nunca hasta ahora. Fíjese, por ejemplo, en el Casco Viejo. Hemos aprobado proyectos importantes y no conozco un distrito donde no hayamos realizado alguna actuación importante.

¿Tiene algún proyecto en cartera de cierto relumbrón?

¿No son proyectos de fundamento arreglar los barrios? Vamos a rehabilitar la antigua Alhondiga, que no sabemos lo que nos costará al final, soterraremos una zona de vías de FEVE y construiremos un frontón y una gran polideportivo.

Ustedes manejan el mayor parque de viviendas municipales de España. ¿Qué piensan hacer?

La mayoría de los 8.000 inmuebles propiedad de Viviendas Municipales se han vendido. Con los recursos conseguidos con estas desinversiones se han construido más pisos para alquilar.

Sí, pero no es Bilbao precisamente una ciudad donde sobre el suelo edificable.

Tenemos poco suelo para levantar viviendas y por eso tenemos que conquistar, en el buen sentido de la palabra, los alrededores. Sólo podemos actuar en la zona de Zorrozaure. Por eso es muy importante la actuación de Bilbao Ría 2000 en la zona metropolitana de nuestra ciudad.

¿Qué le parece que las diputaciones forales inicien una política de construcción de pisos, una estrategia llevada hasta ahora por el Gobierno vasco?

Creo que no está mal, aunque sea una competencia exclusiva del Ejecutivo autónomo. Lo mejor es un acuerdo entre el Gobierno y las Diputaciones que son las propietarias de los terrenos.

Los centros de decisión de las grandes compañías con origen en la capital vizcaína se están trasladando a Madrid fundamentalmente. ¿Usted qué opina?

Deberíamos esforzarnos para que se quedaran. Pero si se refiere, por ejemplo, a el BBVA que ya tiene casi todo en Madrid, le dije a su presidente en la cena del 150 aniversario del banco celebrada en el Guggenheim que podía haber dejado más áreas de negocio en Bilbao. Es bastante cierto que las grandes ciudades están arrinconando al resto en materia económica. Se podría crear un eje Madrid-Barcelona-Bilbao. ¿O por qué no Bilbao-Burdeos?

¿Hay alguna fórmula para cortejar a estas empresas y que sigan en Bilbao?

Tenemos una acreditada cultura empresarial. Bilbao ha conseguido cierto poder económico que debemos mantener.

En Bilbao, precisamente no hay mucha instalación fabril.

Tenemos pequeñas y medianas empresas y nos estamos transformando en una ciudad de servicios. En Zorrozaure se va a construir un campus tecnológico que será una prolongación de los parques tecnológicos. En cualquier caso se pueden situar sociedades que den servicio a la industria.

¿Se siente fuerte para afrontar un nuevo mandato?

Estoy bien físicamente, aunque más mayor, y en mi partido, mejor.

'Si no hay atentados aguantaremos la ruptura de la tregua'

ETA ha roto la tregua. ¿Qué puede suponer esta decisión para Bilbao y para Euskadi en general?

El anuncio de la tregua resultó un alivio y una esperanza. Resulta que el llamado alto el fuego permanente no ha resultado tan permanente. El bombazo de Barajas fue un trauma y dinamitó, también, el proceso de paz. El mundo de ETA ha demostrado que no puede, o no sabe, hacer política y al final los que mandan son los de las pistolas. De todas formas, creo que si no hay atentados aguantaremos bien.

¿Cómo fundamenta esa conclusión?

Hay una diferencia sustancial respecto de otras épocas. La gente está harta y aburrida y el miedo es cada vez menor.

¿Qué opina del papel de Rodríguez Zapatero en el llamado proceso de paz?

Quizá el PSOE tenía información como para dar el paso y al final se ha truncado. Lo que no tengo ninguna duda es que la llegada de Zapatero ha sido una liberación después de que Aznar nos arrinconara para mandarnos a los calabozos. Creo que el presidente del Gobierno debe ser un buen político pero también me da la impresión que tiene cierta debilidad, improvisa demasiado. Su equipo de colaboradores es muy malo salvo la vicepresidenta.

Son públicas sus desavenencias con el arquitecto Santiago Calatrava tras realizarse un añadido en la pasarela que construyó sobre la ría y que ha acabado en los tribunales.

æpermil;l dice que es una obra de arte y no estoy de acuerdo. Sí, tiene belleza, pero, además, es para utilizarse. La pasarela que construyó no es ni un Velázquez, ni un Goya.

Pero el juez de lo Mercantil que entiende del asunto dice que será él, y no el Contencioso Administrativo, el que deberá resolver, puesto que es un tema de propiedad intelectual.

Todavía no ha entrado en el fondo del asunto. Después ya veremos.

¿Qué ha supuesto el museo Guggenheim?

A los bilbaínos lo que les gusta es el metro y los paseos, pero el museo es el icono internacional. Para mí es la obra más bella que ha realizado Frank Gehry.