Finanzas

Bankinter lanza al mercado una hipoteca al euribor más un 0,18%

La guerra en hipotecas no cesa. Bankinter abrió ayer una nueva brecha con el lanzamiento de un crédito al euribor más 0,18 puntos, la oferta más barata del mercado. El producto está dirigido al segmento de rentas medias/altas, ya que la entidad impone como requisito que el valor de tasación de la vivienda sea superior a los 300.000 euros.

Las entidades financieras no parecen dispuestas a abandonar su apuesta por el negocio hipotecario, a pesar de las expectativas de desaceleración del mercado inmobiliario español. Bankinter anunció ayer el lanzamiento de una nueva hipoteca, dirigida al segmento de rentas medias y altas, a unos precios muy competitivos.

El crédito está sujeto a un tipo de interés fijo del 4,4% durante el primer año y al euribor más 0,18 puntos el resto. Se trata de la mejor oferta que existe en estos momentos en el mercado y está limitada a los primeros 20.000 préstamos que se realicen con la entidad. La producción anual de Bankinter ronda las 30.000.

Caja Duero cuenta con una hipoteca con un diferencial de 0,25 puntos y Activobank, de Banco Sabadell, comercializa un préstamo al euribor más 0,28 puntos.

BANKINTER 8,02 0,29%

En el caso de Caja Duero, para tener acceso a estas condiciones, los clientes deben realizar compras con su tarjeta de crédito por un mínimo de 1.000 euros al año y aportar a su plan de pensiones al menos 300 euros.

Otras entidades, como Caja Navarra, cuentan con hipotecas con un diferencial negativo (euribor menos 0,2 puntos), pero obligan a los usuarios a contratar varios productos financieros con la entidad. En caso contrario, este precio sólo se aplica en casos de desempleo, incapacidad total transitoria, merma importante del volumen de ingresos del titular o fallecimiento.

Valor de tasación

La única condición que exige Bankinter para suscribir esta hipoteca es que el valor de tasación de la vivienda sea superior a los 300.000 euros. Con ello, la entidad quiere reforzar su política de ser selectiva con el perfil de sus clientes para conseguir un mayor peso de los considerados de 'gama alta'.

A finales del primer trimestre de 2007, un 71,5% de la nueva producción en hipotecas había sido suscrita por este segmento, frente al 22,2% del medio y el 6,3% de personas con ingresos bajos.

El importe medio de la cartera total de préstamos para la financiación de vivienda del banco es de 102.700 euros y el plazo de 220 meses. Pero en los créditos nuevos estas cifras son ya bastante más elevadas: el volumen asciende a 183.100 euros de media y la duración a 334 meses.

Bankinter financiará hasta un máximo del 80% del valor de la vivienda, por lo que la hipoteca solicitada debe ser de al menos 240.000 euros, según los requisitos que ha establecido la entidad financiera. Además, requiere que se contrate un seguro de vida y otro de hogar con el banco.

Como plazo de amortización se ha fijado un tope 40 años para menores de 35 años.

Está exenta de comisiones, tanto de apertura como de cancelación parcial y total o de subrogación a otra entidad.

El producto incorpora las ventajas del resto de hipotecas que comercializa Bankinter. Entre ellas se encuentra la posibilidad de disponer de las cantidades amortizadas, con un mínimo de 1.500 euros, aplazar hasta tres cuotas por año y la opción de ampliar el plazo original hasta un total de 6 meses por cada 12 meses abonados.

Sin temor a la morosidad

Bankinter cree que no existen motivos de alarma respecto a la evolución de la morosidad. El porcentaje de impagados del banco sobre el total de su cartera de créditos asciende ahora al 0,27%, después de haber registrado un ligero repunte en el primer trimestre por el giro dado en su tipo de negocio. En los últimos dos años, Bankinter ha primado la actividad con pequeñas y medianas empresas, en detrimento de los clientes particulares.

Aun así, el consejero delegado del grupo, Jaime Echegoyen, aseguró en la última presentación de resultados que la morosidad subirá 'ligeramente este año, pero no de forma preocupante'. Otras entidades financieras españolas también han manifestado que, a pesar de la ralentización del mercado inmobiliario, el aterrizaje será suave.

La nueva hipoteca de Bankinter, además, está centrada en las rentas medias y altas. Un colectivo, en principio, menos expuesto al riesgo de caer en impago.