Para invertir

Cielos abiertos para las fusiones de aerolíneas

La nueva etapa de la aviación desata la fiebre corporativa, con Iberia como primer objetivo. Tras Texas Pacific pueden venir otros.

Iberia y Alitalia son en la actualidad las compañías aéreas más afectadas por esta nueva ola de concentraciones que vive el sector en Europa, aunque no son movimientos aislados. Los analistas enmarcan estas operaciones y otras futuras en el acuerdo alcanzado entre Europa y Estados Unidos para liberalizar el tráfico aéreo -permitirá a las aerolíneas europeas operar vuelos transatlánticos desde países distintos al suyo de origen- que entrará en vigor en marzo de 2008. 'El pacto open skies (cielos abiertos) modifica las reglas de juego y los escenarios van a ser otros', señala Nick van den Brul, de BNP Paribas.

De momento, la aerolínea española está entre las empresas que parecen salir bien paradas ante al futuro panorama de la aviación civil, como se muestra en la oferta de compra lanzada por el fondo Texas Pacific y las otras opas que se cuecen en el mercado. 'Iberia es pionera en esta nueva etapa y es el centro de una pugna de varios candidatos. Además de Texas Pacific, Lufthansa, British Airways y otras compañías del sector están interesadas en ella', señala Paz de Sebastián, analista del Barclays.

En esa línea se valora la decisión del consejo de administración de Iberia de solicitar más información a Texas Pacific sobre su oferta a un precio indicativo de 3,60 euros por título, con posibilidad de mejora. 'Han optado por no rechazarla, ni admitirla. Dejarse querer, para tener las manos libres ante posibles ofertas mejores', manifiesta otro experto.

Pero, ¿cuáles son los atractivos de Iberia? Para la analista de Barclays, los vuelos de largo recorrido a América Latina son una de sus mejores bazas, y ese perfil es el que va a marcar el futuro de posibles opas y alianzas. 'No todos los acuerdos son factibles, la posibilidad de integración con Lufthansa podría realizarse sin apenas solaparse, aunque no pertenezcan a la misma alianza aérea. Por el contrario, un pacto con Air France-KLM no es tan positivo; compiten con las rutas hacia América Latina', agrega.

Diferencias en Bolsa

Con este marco tan cambiante, los expertos no sólo hablan de fusiones. Destacan que no todas las compañías van a moverse en el nuevo escenario con la misma soltura y, de hecho, ya hay posibles ganadores, como algunas empresas de bajo coste; y perdedores, como British Airways y Virgin. En este contexto, las entidades financieras y bursátiles están revisando sus posiciones y recomendaciones sobre las aerolíneas europeas. La inversión en el sector tiene que decidirse siguiendo nuevas pautas.

Ya el comportamiento de estas compañías en Bolsa está siendo dispar desde principio de año. Lufthansa gana un 6%, Air France rebota el 16,4%, Ryanair sube un 15,71% y British Airways cae un 2,09%. Pese a ser posible objeto de compra, Alitalia baja un 3,53%, ya que su larga crisis no le permite remontar el vuelo. E Iberia, el líder en las alzas, acumula una revalorización del 44,57% en el año.

El otro gran foco de atención por el impacto de la liberalización aérea es British Airways. 'Puede ser la compañía más perjudicada, tendrá que ceder parte de sus posiciones, como las del aeropuerto de Heathrow', afirma Marian Fernández, de Inversis. 'El pacto de cielos abiertos ha disparado la necesidad de revisar las posiciones estratégicas de British Airways', indica Nick van den Brul, de BNP.

En definitiva, muchos puntos de calado en ese acuerdo que cambiará el contorno del sector. Uno de ellos es el que permitirá que las empresas europeas tomen posiciones en las estadounidenses, aunque sea con límites en los derechos de voto, y sin perder los slots de vuelo, como concluye la analista de Barclays.

Los analistas aconsejan mantenerse en Iberia

Los efectos de la nueva etapa de las relaciones aéreas entre Europa y EE UU, que se abrirá el próximo año, todavía no se conocen en toda su dimensión, pero las modificaciones en las valoraciones de las empresas comienzan a producirse. Iberia es la que recoge más cambios al coincidir con movimientos corporativos. La mayor parte de los analistas recomiendan mantenerse en el valor, aunque Santander, Ibersecurities y Merrill Lynch optan incluso por comprar. Esta última entidad ha subido el precio objetivo de 3,5 euros a 4,3 euros. Santander le da un precio objetivo de 4,5 euros. Citigroup también ha aumentado su precio objetivo a 3,75 euros, con el consejo de mantener. Iberia cerró el viernes a 3,99 euros.

Otra empresa que sube calificaciones es Ryanair. Deutsche la he elevado su consejo a mantener, por el buen entorno de su negocio. Asimismo, Deutsche Bank ha mejorado su posición sobre Air France-KLM, la mayor aerolínea de Europa, a comprar, con un precio objetivo de 38,80 euros. JPMorgan se mantiene neutral. Lufthansa tampoco está mal colocada. La mayor parte de las recomendaciones se mueven entre comprar, añadir o neutral.

Más cautos están casi todos con British Airways. Oddo aconseja reducir y Deutsche recomienda mantener.