Fondos

Los partícipes migran de la Bolsa a la renta fija tras el último desplome

El reciente desplome bursátil ha puesto en guardia a los inversores. La aversión al riesgo ha provocado salidas de dinero de los fondos de Bolsa por valor de 1.373 millones de euros entre el 28 de febrero y el 16 de marzo, periodo que coincide con el último descenso vertical de los mercados.

La posibilidad que tienen los inversores de traspasar el dinero de un fondo a otro sin sufrir penalización fiscal ha demostrado ser una herramienta útil en momentos de incertidumbre.

La volatilidad extrema que se adueñó de los mercados el pasado 27 de febrero ha dado lugar a fuertes salidas de los fondos de renta variable. Pero el dinero no ha salido del sistema, sino que ha buscado refugio en activos de muy poco riesgo como son los fondos de renta fija a corto plazo. Un total de 1.373 millones de euros han salido de los fondos de Bolsa en los 15 días siguientes al comienzo del desplome, según datos de VDOS Stochastics.

En ese mismo periodo, sin embargo, se han registrado entradas netas de dinero en los fondos de renta fija a corto plazo por valor de 1.891 millones de euros.

'Es una reacción lógica y normal, y habrá que ver si acertada también', sostiene Víctor Alvargonzález, presidente de Profim, firma de asesoramiento en fondos. 'En los mercados ha entrado mucho dinero -atraído por cuatro años de subidas- que no está acostumbrado a la volatilidad bursátil', añade.

A pesar de que el sector ha logrado evitar los reembolsos masivos, las carteras han sufrido en sus valoraciones el desplome bursátil, que ha generado una merma patrimonial de 970 millones de euros.

Una muestra de la madurez financiera que están alcanzado los inversores españoles es que el dinero no ha salido en estampida del sistema, sino que ha rotado hacia otros activos, lo que ha permitido que no se contabilicen salidas netas de dinero de los fondos de inversión entre el 28 de febrero y el 16 de marzo. Se han producido, de hecho, entradas netas por valor de 226 millones.

Los reembolsos sufridos por los fondos de renta variable son similares a los que se produjeron en mayo de 2006, cuando se desencadenó otra fuerte corrección bursátil que duró hasta mediados del mes de junio. Los fondos de Bolsa sufrieron salidas por valor de 1.266 millones de euros en ese mes, y otros 1.314 millones en el siguiente. Aún está por ver si la actual corrección ha llegado a su fin o arreciarán las ventas después del actual periodo de calma. Pero también en mayo de 2006 se produjeron entradas netas de dinero en el conjunto del sector, de hasta 649 millones de euros.

'De momento las salidas han hecho menos daño que en mayo de 2006', explica David Navarro, analista de fondos de Inversis Banco. 'Los reembolsos no han sido tan fuertes, y eso confirma que no se ha producido, de momento, un cambio de tendencia. Otra diferencia con respecto al mes de mayo es que los reembolsos en los fondos de renta variable han sido muy homogéneos.'

En mayo del año pasado las salidas de dinero comenzaron en los fondos de mayor riesgo, principalmente los que invierten en mercados emergentes, pequeñas compañías o bonos de alto rendimiento, y luego se fueron contagiando el resto de las categorías. 'Lo sucedido esta vez demuestra que el mercado entiende que se trata de un recorte técnico', explica Javier Martínez, consejero de A&G. 'Si se hubiera publicado un mal dato económico lo primero que habría sufrido serían los mercados emergentes'.

'Los inversores no se han puesto nerviosos'

'Durante este último desplome no hemos percibido preocupación entre los inversores. El nivel de llamadas ha sido menor', relata Víctor Alvargonzález, presidente de Profim. 'No hemos recomendado salir de renta variable, aunque ya habíamos reducido nuestra exposición a los mercados emergentes y eso se ha notado'.

Los analistas del mercados de fondos destacan dos razones por las que el dinero que ha salido de los fondos de Bolsa ha entrado en fondos de menos riesgo, pero no ha salido del sistema. 'La cultura financiera de los clientes está mejorando mucho. Pero, además, cada vez está mejor asesorado', explica David Navarro, de Inversis Banco. 'Los clientes han aprendido, pero también nosotros', continúa este experto.

Otra explicación es la proliferación de las carteras gestionadas , donde las decisiones de distribución de activos las toman profesionales.

'Las compañías financieras hemos cumplido varias funciones', explica Javier Martínez, consejero de A&G. 'Hemos colaborado en la educación de los inversores y les hemos enseñado cómo comportarse en momentos de bonanza y de crisis. Ahora, además, hay más volumen de gestión delegada. Los inversores toman menos decisiones', añade.

La gestión de carteras es cada vez más activa. Para lo cual ha sido casi indispensable la posibilidad de cambiar de fondo sin tributar por ello.

'Ha resultado una herramienta muy útil; permite ser más activo', subraya Navarro. 'Ha facilitado mucho la manera de trabajar', coincide Martínez. 'Antes hacíamos lo mismo, pero con muchos más cálculos'.