Índices

La vivienda y el crudo recortan la confianza del consumidor en EE UU

La confianza de los consumidores de EE UU ha experimentado en marzo un retroceso hasta cotas no vistas desde noviembre. El índice elaborado por el Conference Board bajó a 107,2 cuando en febrero fue de 111,2. La caída no se produce tanto por las condiciones actuales de la economía, ya que el mercado laboral está fuerte, sino por la percepción de complicaciones en un futuro a medio plazo. Es a meses vista cuando pesa la incertidumbre sobre los precios de la gasolina, la indecisión de las Bolsas y los problemas en el mercado de la vivienda.

La gasolina lleva semanas subiendo y su coste repercute inmediatamente en el bolsillo de unos consumidores acostumbrados a un combustible barato y a automóviles que lo devoran bulímicamente. El precio medio de la gasolina este mes ronda los 2,58 dólares el galón, como en septiembre del año pasado cuando el valor del galón se disparó en plena 'temporada de conducción' (verano). Ahora el precio se dispara cuando aún no se ha dado oficialmente por abierta esta temporada en la que suelen subir los precios.

Además de los vaivenes bursátiles, donde la mayoría de los estadounidenses tienen parte de sus ahorros o pensiones, preocupa el alcance de la corrección del mercado inmobiliario y el impacto que sobre el crédito puede tener la crisis de las hipotecas subprime (alto riesgo).

Los precios de las viviendas están ya a la baja. Según el índice elaborado por el grupo privado S&P/Case-Shiller los precios en 20 áreas metropolitanas cayeron en enero un 0,2% comparado con el mismo mes de 2006. Es la primera vez que se da una lectura interanual negativa en los seis años que esta consultora examina este sector.

La situación está siendo dura también para empresas como Lennar, la mayor constructora de viviendas, cuyo beneficio cayó un 73% en el primer trimestre.

Mejora el clima empresarial en Alemania

La confianza empresarial en Alemania subió ligeramente en marzo, hasta los 107,7 puntos, frente a los 107 de febrero, en contra de lo que habían pronosticado los expertos, según figura en el índice de clima empresarial elaborado por el Instituto de Investigación Económico IFO.

En un comunicado, el Instituto consideró que la economía alemana se mantiene 'fuerte y robusta' y señaló que este avance compensará 'el retroceso de enero y febrero por la subida del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), del 16 al 19%, en Alemania, que entró en vigor el 1 de enero'.