Bolsas

El mercado aguarda un guiño de Bernanke tras la crisis hipotecaria

La reunión de la Reserva Federal de hoy cobra relevancia tras la convulsión que han vivido las Bolsas en las últimas semanas. El mercado prevé que los tipos de interés se mantengan en el 5,25% y aguarda el comunicado en busca de pistas sobre futuras actuaciones. Entre tanto, los futuros anticipan recortes para el verano.

El mercado aguarda un guiño de Bernanke tras la crisis hipotecaria
El mercado aguarda un guiño de Bernanke tras la crisis hipotecaria

La preocupación que ha generado la crisis de liquidez que han sufrido algunas hipotecarias estadounidenses especializadas en el segmento de alto riesgo (subprime) ha provocado variaciones en las expectativas de tipos. Hace unas semanas el consenso no esperaba cambios en el precio del dinero este año, una situación que ha cambiado a raíz de los últimos acontecimientos. Por ello, el mensaje de la Reserva Federal se examinará hoy en busca de pistas.

'En el comunicado anterior la Reserva Federal comentó que el mercado inmobiliario se estaba estabilizando. Cabría esperara que hagan mención a los riesgos inmobiliarios tras los últimos acontecimientos. El mercado podría recibir bien el cambio de lenguaje porque indicaría que podría cambiar su sesgo a neutral o bajista en caso de que los riesgos se prolongasen', explica Nuria García Manteca, de Ahorro Corporación.

Un primer paso a favor de recortes de tipos de interés en caso de necesidad, una probabilidad que cobró mucha fuerza la semana pasada, coincidiendo con las fuertes caídas de las Bolsas desatadas por la crisis hipotecaria. Entonces el futuro a julio llegó a descontar tipos al 5% con una probabilidad de casi el 100%. Una expectativa que se ha suavizado en las últimas sesiones al entorno del 25%. Y para hoy el mercado da por seguro que los tipos se mantendrán en el 5,25%.

El problema es que el margen de maniobra de la Reserva Federal aún sigue limitado. 'La inflación no termina de ceder a pesar de que la economía lleva casi un año creciendo por debajo de su potencial', explican desde Caja Madrid.

De hecho, los datos de febrero sorprendieron al alza. La inflación general se incrementó al 2,4% desde el 2,1% y la subyacente -aquella que excluye alimentos y energía- se mantuvo en el 2,7%, por encima de la zona de confort del 2% establecida por la Reserva Federal. Un motivo por el que algunos analistas no esperen que el mensaje de la autoridad monetaria cambie en exceso en lo referente a los precios. 'En cuanto a precios sería lógico que mantuviera el sesgo alcista', añade García Manteca.

A los datos de inflación recientes hay que sumar además la fortaleza del mercado laboral y el incremento de los salarios, uno de los principales contribuyentes a las presiones inflacionistas. Por ello, a pesar de que los indicadores de crecimiento y de actividad apuntan a la desaceleración, los expertos dudan que la Reserva Federal se de prisa en mover ficha. 'El horizonte en el medio plazo es de esperar y ver', dice Julio Hernández, director general de Eurodeal.

El riesgo de bajar los tipos de interés demasiado rápido, argumentan otros, es que puede volver a recalentar el mercado inmobiliario. Hoy se verá el veredicto de la Reserva Federal.