La batalla energética

El Ejecutivo italiano niega haber tomado parte en la entrada de Enel en Endesa

El ministro italiano de Economía y Finanzas, Tommaso Padoa-Schioppa, ha afirmado hoy que la entrada de Enel en el capital de Endesa es una decisión estratégica de una empresa, añadiendo que su Gobierno no ha tomado parte en esa operación y dejando claro que su posición es "neutral".

"El Gobierno italiano no participa y es neutral ante estas grandes estrategias industriales", afirmó Padoa-Schioppa en un almuerzo organizado en Madrid por el Foro Nueva Economía. Preguntado por las declaraciones efectuadas por el portavoz adjunto del Grupo Popular, Vicente Martínez-Pujalte, en las que calificaba la entrada de Enel en Endesa de "OPA a la siciliana", el ministro italiano dijo que se trata de un "cumplido".

"A lo mejor no había intención ofensiva o crítica. Es un cumplido. Quién haya estado en Sicilia lo entenderá", explicó. Padoa-Schioppa, que mostró sus reservas a hablar de la entrada de Enel en Endesa, subrayó que la visita a España estaba fijada "desde hace mucho tiempo" y que esa operación y su viaje son "cosas completamente separadas".

"No tenía sentido anular la visita por la iniciativa de Enel", añadió. El ministro italiano enmarcó la operación en "el proceso de integración de las empresas en Europa" y en "la transformación del mercado energético europeo". En su opinión, los mercados energéticos ya no son estrictamente nacionales, aunque todavía no hay un verdadero mercado único europeo. "Estamos a mitad de camino entre el horizonte nacional y una estructura verdaderamente europea", dijo.

Enel es en la actualidad el principal accionista de la compañía presidida por Manuel Pizarro, tras la compra en los últimos días de una participación de hasta el 22% a un precio de 39 euros por acción, al margen de la Oferta Pública de Adquisición (OPA) lanzada por E.ON.

Junto al 21,03% de Acciona y al 3% de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), Enel podría formar un grupo de oposición a la oferta de E.ON y bloquear la operación. El Estado italiano cuenta con una participación del 30% en Enel.