EDITORIAL

España, a nivel europeo

La racha de crecimiento que disfruta la economía española desde 1994 ha servido para anular la brecha de renta con la UE. La media de España iguala a la UE-27 y alcanza el 98,9% de la UE-25. A la vez, cinco autonomías superan la renta de la UE-15, el grupo más desarrollado, con Madrid a la cabeza -la región que más crece-, seguida de Navarra, País Vasco, Aragón y Cataluña. En términos de población, esto equivale a que casi la mitad de los españoles vive con una renta per cápita superior a la media de los Quince. Pero lo más importante es que esta nivelación con los países ricos de Europa va de la mano de la homogeneización interna. Las disparidades entre regiones se han reducido notablemente desde 1980, con el Estado autonómico, según un estudio de Funcas. Por eso es prioritario atender el aviso de sus autores, porque la progresiva pérdida de fondos europeos o el reparto de las inversiones en función del PIB o la población pueden hacer peligrar esta saludable convergencia interior.