Fondos

Retorno absoluto en renta fija

Se perfilan como los fondos más atractivos ante las pobres previsiones para los bonos

Los últimos años han sido testigos de un crecimiento extraordinario de los fondos hedge o fondos de inversión libre, terminología usada por el regulador español. Producto que tradicionalmente ha sido coto privado de las grandes fortunas y de inversores institucionales, se ha visto favorecido por la extensión de la riqueza a un mayor número de personas y por la abundancia de liquidez general en el mercado, que es capaz de absorber casi cualquier oferta financiera.

El atractivo de este producto reside si duda en un objetivo de inversión tan atractivo como difícil de conseguir: rentabilidades absolutas positivas, ampliamente por encima de la inflación, en cualquier circunstancia de mercado; es decir, tanto si las Bolsas y los bonos suben como si bajan. En realidad este es el ideal no sólo de los grandes inversores sino de cualquier pequeño inversor, por lo que el desarrollo de productos aptos para el mercado minorista, como los fondos de inversión con objetivos de rentabilidad absoluta o los mismos fondos monetarios dinámicos, ha sido también muy destacado.

En España los fondos de inversión gestionados por VAR (que buscan un objetivo de rentabilidad en función de un nivel de riesgo asumible) y toda una serie de fondos con objetivos de rentabilidad absoluta, aunque constreñidos por las limitaciones regulatorias en cuanto a activos aptos y posibilidades de apalancarse o situarse cortos, han sido uno de los motores del crecimiento del mercado de fondos de inversión nacional durante los tres últimos años.

En Estados Unidos como no podía ser de otra manera, nos llevan mucha ventaja y el producto, que ha dado en llamar en algo así como fondos de inversión mutuos tipo fondo hedge, ha alcanzado una extraordinaria popularidad. La diferencia es que allí estos fondos de inversión tienen unas posibilidades y libertad mucho mayores a la hora de invertir en determinados activos y utilizar determinadas técnicas de gestión.

Una de las consecuencias, según comienzan a apuntar algunos análisis, es que estos productos no tienen mucho que envidiar a los fondos hedge en términos de su binomio rentabilidad y riesgo, el punto estrella del que se enorgullece la gestión alternativa. Bien es verdad que la última regulación europea de fondos Ucits III parece abrir el abanico de activos y operativa, por lo que es posible que una tendencia similar se produzca a este lado del Atlántico.

En cualquier caso, todo lo anterior implica la gestión activa de los diferentes tipos de activos de inversión, desde acciones a renta fija, pasando por divisas y materias primas, entre otros. En este punto es interesante llamar la atención sobre un tipo de fondos que de manera más modesta han ido incrementando su importancia. Se trata de los fondos de renta fija con objetivos de retorno absoluto. En realidad no son más que fondos de bonos con una gestión muy activa que implica la selección de emisores, áreas geográficas, gestión de duraciones o vencimientos, divisas, etc. Así, los buenos gestores de renta fija que destacan con respecto a sus competidores siempre se han caracterizado por llevar a cabo una gestión activa tratando de adelantar movimientos en los ciclos económicos, tipos de interés, crédito…

Por tanto, el concepto de fondos de renta fija con objetivos de retorno absoluto no es más que una profundización en la gestión activa con una claro mandato no sólo de batir a los índices de referencia, sino incluso de proporcionar rentabilidades aceptables cuando los mercados de bonos pasan por dificultades. El nefasto 2006 para los fondos de bonos a medio y largo plazo de los principales mercados de deuda no ha hecho sino aumentar el atractivo de estos productos. Lo que es más, las previsiones de una mayoría de analistas es que la renta fija, en especial en Europa, donde el ciclo de subida de tipos se espera continúe, vuelva a proporcionar un pobre comportamiento este año. También es común la opinión de que los mercados de bonos de alto rendimiento, sean de renta fija privada o de deuda emergente, se encuentran sobrevalorados y una corrección es posible. Por ello, algunos apuntan que los fondos de renta fija de retorno absoluto adquieren más sentido que nunca en estos momentos, y que probablemente serán de los pocos productos que puedan salvarse de un pobre 2007 para los mercados de bonos.

La oferta de estos productos es todavía relativamente escasa, pero ciertamente creciente, y gestoras como DWS, Credit Suisse, C@W o Templeton disponen ya de interesantes productos.

Análisis. La cobertura de la divisa

El efecto de los tipos de cambio tienen una influencia importante en las rentabilidades de cualquier fondo con un ámbito de inversión geográfico global

En los fondos de renta fija este efecto es mayor en términos relativos en el sentido de que los movimientos absolutos de los bonos son de menor magnitud que las acciones.

Los inversores que quieran estar cubiertos de las oscilaciones de las divisas con respecto al euro tienen la posibilidad de invertir en fondos de bonos globales cubiertos. Lipper contabiliza alrededor de una docena.